Pase lo que pase conmigo, Abel, no te quebrés, seguí adelante

Abel es médico pediatra y, desde hace tres décadas, trabaja en la prevención y recuperación de la desnutrición infantil. Conmovido por la sensibilidad del beato Álvaro hacia los más débiles, decidió intentar modificar esta dolorosa realidad que sufren muchísimas familias. Abel siempre tuvo el apoyo incondicional de su familia, especialmente de su esposa que, según Albino, era una "entusiasta de don Álvaro". Este testimonio, junto con otros de personas que se formaron en instituciones alentadas por el beato Álvaro del Portillo, se recoge en el documental “Trabajar para los demás”.

Iniciativas