¡Puerto Rico: 50 años!

​En los pasados días se cumplieron 50 años desde que llegaron a Puerto Rico los primeros miembros del Opus Dei para comenzar establemente la labor en el país.

El 17 de junio de 1969 comenzó la labor estable en Puerto Rico. Ese día llegó D. José Meroño, sacerdote procedente de Estados Unidos. En las sucesivas semanas fueron llegando los demás miembros de la Obra: Sebastián Masó, Jorge Menéndez, José María Medina y P. Ignacio Repáraz Arregui.

El 11 de noviembre de 1969 llegaron a San Juan desde Estados Unidos, Amparo Arteaga y Ana María Brunori. El 17 de diciembre viajó desde España Diana de Guzmán, puertorriqueña, después de pasar por Roma y recibir la bendición de san Josemaría. En junio de 1970 llegaron Paz Sánchez y otras dos puertorriqueñas, Isabel Trío y Tania Díaz González.

San Josemaría siguió muy de cerca los inicios. Ignacio Vilá –uno de los primeros supernumerarios– recibió respuesta pronta a una carta suya de aquella época: el Padre se unía de todo corazón a la acción de gracias al Señor que "ha hecho realidad nuestro deseo de que comenzara la labor apostólica de la Obra en Puerto Rico". En sucesivas cartas que escribió en 1970 –el 3 de febrero y el 24 de marzo– encontramos expresiones en el mismo sentido: "Dios Nuestro Señor espera mucho de Puerto Rico". "Constantemente os tengo presente y os encomiendo, para que vuestra labor vaya creciendo con paso firme y seguro". "El Señor premiará con creces vuestra fidelidad y vuestro empeño para llevar la paz y la luz de Cristo a las almas". "Que os queráis mucho, que me cumpláis fielmente las Normas y que seáis muy proselitistas".

Desde Roma, el cariño, el apoyo y la oración de los sucesores de San Josemaría siempre han estado presentes en los pasados 50 años. En 1988 el Beato Álvaro del Portillo estuvo unos días en Puerto Rico, Mons. Javier Echevarría visitó la Isla en dos ocasiones: 1998 y 2009. El actual Prelado del Opus Dei, Mons. Fernando Ocáriz, estuvo en la Isla este año, del 31 de enero al 3 de febrero. Durante su visita, Mons. Ocáriz nos habló entre otras cosas de luchar siempre con alegría y esperanza, con preocupacion por los demás, para que la Obra se extienda por todo el mundo y por nuestra isla preciosa.

Han sido 50 años de mucha oración, como animaba San Josemaría a los primeros miembros puertorriqueños de la Obra, de trabajo abundante. En estos años, se han desarrollado variadas iniciativas apostólicas para servir a la Iglesia y a la sociedad.

En conmemoración de estos 50 años, hemos querido presentar cada mes testimonios de personas que de un modo u otro han estado en contacto con el Opus Dei en Puerto Rico. Son personas con una vida corriente, que han descubierto nuevos horizontes de vida cristiana y de servicio a la Iglesia, y han querido compartirlas en esta fecha especial.

Hasta la fecha han sido publicados 6 videos y un tráiler (véase arriba) que sirve de introduccción a las 12 historias que se estarán presentando a lo largo del año.

Videos publicados:

1. El día que decidí vivir mi fe

José es un "surfer" recién graduado de Medicina. Tiene 26 años. Cuando tenía 18 años, un encuentro inesperado con una protesta le hizo cambiar su actitud hacia la fe y hacia la vida...

2. Vivir la fe a dónde vayas

Alanis estudiaba en "high school" cuando una amiga le preguntó si era católica y hablaron sobre coherencia con la fe. Esto le llevó a plantearse cómo crecer en la fe y cómo vivirla...

3. Un Puente entre hermanos

Los hermanos D´Orville son muy distintos: Francisco es conversador y Jonnatan es reflexivo; lo que le gusta a uno, no le gusta al otro. Un día Francisco invitó a Jonnatan a participar de un retiro, pero no acudió porque era una invitación de su hermano...

4. Aprender a perdonar de la mano de Dios

Una llamada telefónica estando de viaje les obligó a regresar de inmediato a la isla. Su hija, Patricia, acababa de recibir el impacto de una bala que iba dirigida a otra persona.

5. "De 100 almas nos interesan las 100"

Marian vivía en una “burbuja”. Tenía todo lo que necesitaba: familia, colegio, amigos. Al tener que hacer servicio comunitario como requisito en su colegio, empezó a darse cuenta de las necesidades que pasan muchas personas.

6. "Soy feliz porque yo me lo pagué"

Carlos y Marita le han dado a sus hijos todo lo que necesitan..., aunque no necesariamente todo lo que piden. Con pedagogía paterna y materna han hecho que estos sean los protagonistas de su propia felicidad.