San Josemaría Escrivá
"Dios no te arranca de tu ambiente, no te remueve del mundo, ni de tu estado, ni de tus ambiciones humanas nobles, ni de tu trabajo profesional... pero, ahí, ¡te quiere santo!".
SAN JOSEMARÍA, Fundador del Opus Dei

Últimas noticias

Leer a san Josemaría en chino

Leer a san Josemaría en chino

Lucía Kwong trabaja en una editorial católica que publica, entre otros, algunos escritos de san Josemaría en chino. Explica alguna de las iniciativas que pusieron en marcha en la feria del libro de Hong Kong.

El 2 de octubre de 1928 visto por un director de cine

El 2 de octubre de 1928 visto por un director de cine

“Recibí la iluminación sobre toda la Obra”. Así recordaba san Josemaría el momento en que Dios le ayudó a ver el Opus Dei. En este vídeo se muestra cómo imaginó ese momento el director de cine Roland Joffé, en una escena de la película “There be dragons”.

Escritos del fundador del Opus Dei

www.escrivaobras.org, la web con los libros de san Josemaría

www.escrivaobras.org, la web con los libros de san Josemaría

En esta página web se pueden consultar, con diversos criterios de búsqueda, las reflexiones sobre la vida cristiana contenidas en los escritos de san Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei.

vídeos de san Josemaría

Audios de San Josemaría

Cristo Rey

Cristo Rey

En el último domingo del año litúrgico se celebra la...

Mensaje del día

“Sólo en el Cielo están los perfectos”

¡Que el otro está lleno de defectos! Bien... Pero, además de que sólo en el Cielo están los perfectos, tú también arrastras los tuyos y, sin embargo, te soportan y, más aun, te estiman: porque te quieren con el amor que Jesucristo daba a los suyos, ¡que bien cargados de miserias andaban! –¡Aprende! (Surco, 758)

Te quejas de que no es comprensivo... –Yo tengo la certeza de que hace lo posible por entenderte. Pero tú, ¿cuándo te esforzarás un poquito por comprenderle? (Surco, 759)

¡De acuerdo!, lo admito: esa persona se ha portado mal; su conducta es reprobable e indigna; no demuestra categoría ninguna.

–¡Merece humanamente todo el desprecio!, has añadido.

–Insisto, te comprendo, pero ...