¿Quién envidiará una caja de bombones?

Barbara Dohr conoció a san Josemaría siendo niña. Lo recuerda como “un momento alegre”. Todavía conserva un regalo de aquel día.