Tiago y Teresa: Dios entre las cabras de Trás-os-Montes

Tiago no estaba contento con su trabajo como informático. Así que se puso en manos de Dios y se fue a Trás-os-Montes (Portugal) a trabajar en el campo, como ganadero.

“Creí que estaba loco… me encantaba la idea, pero no tenía valor para tomar la decisión”. Fue lo que pensó Tiago sobre su abrupto cambio de vida. Casado con Teresa, médica, con hijos pequeños, se dio cuenta durante un posgrado en Business Intelligence que su camino no era ese.

"Creí que estaba loco… me encantaba la idea, pero no tenía valor para tomar la decisión".

Decidió trasladarse a Vila Real para explorar unas tierras de su familia. Aquello le convenció. Teresa pidió el traslado para el hospital de Vila Real, para trabajar en el departamento de oncología: “Tuve algún recelo a nivel profesional porque me gustaba lo que estaba haciendo en el hospital de Oporto donde trabajaba; uno tiene siempre la idea de que los hospitales del interior son una forma de estancarse un poco en la profesión; pero aquí encontré un servicio muy joven, muy dinámico. Y venir para trabajar en el proyecto de cuidados paliativos y en el servicio de oncología aquí en Trás-os-Montes, fue algo que me estimuló”.

Tiago, que es supernumerario del Opus Dei, maduró esa decisión de cambiar de trabajo en el contexto de su relación con Dios: “En la Obra nos enseñan a ser audaces y también a ser instrumentos de Dios. Sentí esa inquietud y la llevé muchas, muchas, muchas veces a la oración, poniéndola en las manos de Dios. ¿Es así? ¿Voy por ese camino? ¿Te parece bien?, ¡Bueno! Y seguir adelante y confiar en Dios y ¡ya está!”.

"En Vila Real encontré un servicio muy joven, muy dinámico (...) y el servicio de Oncología y el proyecto de cuidados paliativos fue algo que estimuló”.

Teresa y Tiago ya se sienten en casa en Vila Real, donde fueron muy bien acogidos: hicieron amistades, se apuntaron a asociaciones culturales y al coro de la parroquia. Tiago colabora con otros productores en cooperativas y con sus familias con rebaños de cabras: se ayudan entre sí para sacar más provecho a su trabajo.

¿Es difícil encontrar a Dios en medio de las cabras? Tiago confiesa: “Antes de hacer alguna actividad, rezo así: 'esto es para Ti, ¿verdad?'. Y coloco en el altar lo que voy hacer, y luego desempeño la tarea como cualquier otra persona”.


Temas propuestos para reflexión después del vídeo

1. La oración, el lugar para las grandes decisiones y el arma vencedora

¡Cuántos padres, madres, abuelos y abuelas, profesores muestran a nuestros niños, con pequeños gestos del día a día, cómo enfrentar y ultrapasar una crisis, readaptando hábitos, levantando la mirada y estimulando la oración! ¡Cuántas personas rezan, se inmolan e interceden por el bien de todos! La oración y el servicio silencioso: son nuestras armas vencedoras.

Papa Francisco, Bendición Urbi et Orbi, 27/3/2020

2. Unidad de vida en dónde estemos

La vocación y la consiguiente misión de las supernumerarias y de los supernumerarios no se limita a vivir unas prácticas de piedad, asistir a unos medios de formación y participar en alguna actividad apostólica, sino que abarca toda vuestra vida, porque todo en vuestra vida puede ser encuentro con Dios y apostolado.

Carta del Prelado de 28 octubre 2020, n. 25. Vida cristiana y servicio a la sociedad

De que tú y yo nos portemos como Dios quiere –no lo olvides– dependen muchas cosas grandes.

San Josemaría, Camino, n. 755