La “Buena Gente” saca lo bueno de la gente

Costa Rica es conocida por su frase “Pura Vida” y, como buena “tica” -como son conocidos los habitantes de esta pequeña tierra: ticos y ticas-, Maricruz Linares Ramírez, de 22 años, quiso extender aún más este concepto.

Opus Dei - La “Buena Gente” saca lo bueno de la gente

Costa Rica es conocida por su frase “Pura Vida” y, como buena “tica” -como son conocidos los habitantes de esta pequeña tierra: ticos y ticas-, Maricruz Linares Ramírez, de 22 años, quiso extender aún más este concepto.

Su pasión por las personas la llevo a reflexionar sobre todo lo que aprendía y se motivaba a través de lo que conocía o tan solo observaba de la gente a su alrededor (tanto conocidos como desconocidos). Su felicidad al aprender a través del ejemplo de otros la llevo a querer compartir ese sentimiento y así fue como nació la iniciativa “Buena Gente”, un proyecto que buscaba contar historias inspiradoras en la vida cotidiana de las personas con las que coincide o que otros le refieren. Ser “buena gente”, otra expresión muy utilizada en Costa Rica, no significa necesariamente hacer algo extraordinario: basta con una sonrisa amable o un “buenos días”, un favor inesperado, cualquier gesto o acto que le mejore el día a otras personas, incluso desconocidas.

Este proyecto está presente en las redes sociales como @buenagente_cr y la idea es compartir historias de toda la “buena gente” que se cruza en la vida de otros, a veces sin siquiera darse cuenta, para salir un poco de nosotros mismos; inspirarnos, alegrarnos y aprender de todo lo que nos pueden enseñar los demás.

Maricruz es estudiante de Ingeniería en Diseño Industrial en el Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) y actualmente se encuentra de intercambio en Austria. Enfrentó la situación del COVID-19 lejos de su casa; la pandemia, la lejanía de su hogar, su familia y amigos, el aislamiento, todo eso la impulsó a que su proyecto también buscara llevar luz a otros, a combatir la incertidumbre y las noticias negativas con mucha empatía y optimismo.

Maricruz participa en la labor de San Rafael, que es una labor de formación cristiana y humana que ofrece el Opus Dei tanto a universitarias y a estudiantes de colegio, como a jóvenes de diversas profesiones y oficios; y también una gran admiradora del Beato Álvaro del Portillo (primer sucesor de San Josemaría).

Inspirada en esa formación y en la figura de don Álvaro, quiere que esta iniciativa sea un gran apostolado. Busca demostrar que TODOS podemos ser “buena gente” de alguna forma; la amabilidad no discrimina por sexo, edad, rango social, etc. y es en medio de lo ordinario que la “Buena Gente” puede convertir cualquier acción en algo extraordinario.

Ahora más que nunca se ha dado cuenta de que la “buena gente” está por todo el mundo y su próximo proyecto es crear un “Buena Gente” internacional.

Cada historia que se publica consiste en una foto y una pequeña historia enviada desde la perspectiva de un “narrador” (también puede ser anónimo) que haya experimentado en primera persona ese impacto positivo que la persona “buena gente” haya causado.

“Creo que la ‘buena gente’ saca lo bueno de la gente; un día después de la universidad estaba cansada y de mal humor. Mientras tomaba el bus vi a un señor vendiendo frutas con una sonrisa de oreja a oreja (aunque tuviera varios dientes ausentes). Este señor ni se imagina la lección que me dio; él simplemente estaba haciendo su trabajo con alegría y yo con sólo su ejemplo aprendí que no hacen falta dientes o razones para sonreír si una buena actitud que viene del corazón le gana a todo lo demás”, comentó Maricruz.

Pueden seguir la iniciativa, leer las historias inspiradoras y enviar las propias tanto en Instagram como en Facebook @buenagente_cr.