Educación de calidad

Hace 21 años un grupo de padres de familia, impulsado por las enseñanzas de San Josemaría, se puso en marcha para fundar dos colegios y un preescolar con la ilusión de educar a sus hijos en los valores humanos y cristianos. El pasado 2 de julio el periódico La Nación en su sección de Opinión publicó un artículo que reproducimos parcialmente.

(...) Estos colegios de ADEC (Asociación para el Desarrollo Cultural y Educativo) fueron fundados en 1983 por un grupo de padres de familia para la formación de sus hijos. Continuaron así un proyecto educativo iniciado bajo la asesoría pedagógica del eminente catedrático español Dr. Víctor García Hoz, cuyos principios básicos son la educación personalizada, la formación completa, la educación de calidad y el desarrollo de virtudes humanas.

La educación personalizada procura que cada uno de los alumnos alcance el máximo desarrollo posible de capacidades y aptitudes, forme su propio criterio, consiga madurez y conocimientos necesarios para adoptar sus decisiones libremente con rectitud y sentido de responsabilidad, mediante un sistema de objetivos individuales que se atiende en tutorías personales con cada alumno y en asesoramiento individual con cada familia. La formación completa integra aspectos intelectuales, técnicos, culturales, deportivos, estéticos, sociales y espirituales, mediante actividades educativas que buscan una estrecha vinculación entre lo docente y lo formativo, donde cada conocimiento se haya relacionado con actitudes y valores.

Educación diferenciada. Se ofrece, por ello, a las familias la opción de la educación diferenciada para atender la formación de lo específicamente femenino y masculino en el desarrollo de la personalidad. Mujer y varón son distintos; cuentan con diferentes procesos de madurez cerebral, emocional y física; experimentan de forma distinta la realidad. Esta opción educativa busca optimizar estos procesos de maduración, potenciando al máximo el desarrollo académico y cultural de personas que han de aprender a vivir en ámbitos de trabajo familiar y extrafamiliar de manera complementaria, permitiendo el enriquecimiento de ambos, mediante el aporte específico de cada sexo. Tanto Europa como Estados Unidos están planteándose de nuevo esta opción.

Nuestra calidad académica trata de establecer alianzas estratégicas de innovación educativa utilizando plataformas tecnológicas internacionales para despertar el interés del estudiante por las ciencias, las artes y las letras: “Optimist”, en el preescolar, logra desde el nivel prematernal una gran estimulación para optimizar las facultades cerebrales, emocionales y motoras que les permita abrirse al apasionado reto de aprender. “Snipe” –continuidad del anterior– fortalece los niveles de estimulación, desarrollando el trabajo en equipo y el espíritu de liderazgo. “Futurekids” aporta las herramientas tecnológicas para prepararlos a las demandas del mundo profesional.

Los padres de familia de esta Asociación han solicitado al Opus Dei hacerse cargo de la formación doctrinal y religiosa, de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia en un clima de respeto a la libertad de las conciencias.

Estos colegios tienen una gran experiencia internacional al contar, asimismo, con la asesoría de Fomento de Centros de Enseñanza (España) que trabaja exitosamente en más de 20 países, con más de 1.500 profesionales en continuo desarrollo e investigación. Nuestros profesores reciben jornadas pedagógicas semanales de enriquecimiento profesional y personal. El preescolar Los Olmos, colegio Iribó y colegio Yorkín son colegios de las familias y para las familias.

  • Helena María Fonseca de Odio // Madre de familia de los colegios de ADEC