Be to care: «La transformación del corazón como motor de la innovación social»

En el segundo día de Be to care, 200 participantes de 30 países desarrollaron la "tormenta de ideas" con la mirada puesta en la celebración de los 100 años de la fundación del Opus Dei (2028-30).

La jornada del jueves comenzó con la conferencia de mons. Fernando Ocáriz sobre la acción social del cristiano en el mensaje de san Josemaría (puede leer la conferencia completa aquí). Hacia el final de la intervención el Prelado animaba a que este encuentro fuese una ocasión de revitalizar el servicio a los más necesitados trabajando con todos y haciendo propia una expresión del fundador del Opus Dei («está todo hecho, y está todo por hacer»), que también puede aplicarse a las instituciones y a las personas que trabajan en ellas, sin conformarse con lo que ya se ha hecho.

Be to care

La presidenta del comité del centenario, Fernanda Lopes, presentó el marco de este día de "tormenta de ideas" con la vista en el centenario del Opus Dei: la transformación del corazón como motor de la innovación social.

Tras el tiempo de trabajo de los 200 participantes en 9 grupos (“Promover la sensibilidad social”), los portavoces expusieron las conclusiones que han girado en torno a diversos temas: el valor de la experiencia, el protagonismo de los propios beneficiarios, confiar en las nuevas generaciones, una formación que lleve a las personas a servir mejor a los demás. Guillermo, de Argentina, comentaba que “hay una gran oportunidad en el testimonio personal para compartir la alegría que significa servir”.

“hay una gran oportunidad en el testimonio personal para compartir la alegría que significa servir”

La jornada continuó en la tarde con el segundo taller, “La misión de servicio de las iniciativas sociales”: escuchar a todas las personas, investigación para encontrar nuevas necesidades, no perder la identidad de los proyectos y el propósito que las impulsa; el desafío de la comunicación. Josephine, de Kenia, explicaba que “uno de los retos es ser fieles al ideal cristiano que inspira estas instituciones y, al mismo tiempo, estar abiertos al cambio y a la autocrítica, para servir mejor; dejarnos interpelar por la realidad, pues es esta la que nos sugiere las necesidades de la sociedad y de cada persona”.

uno de los retos es ser fieles al ideal cristiano que inspira estas instituciones y, al mismo tiempo, estar abiertos al cambio

El último taller versó sobre el legado que el futuro centenario del Opus Dei pueda suscitar en el ámbito del desarrollo social. Los diferentes grupos abrieron un amplio abanico de ideas. Desde actitudes y espacios de formación y sensibilización, hasta iniciativas para una mayor profesionalización de las instituciones, así como plataformas para compartir experiencias, think tanks y espacios de diálogo intergeneracional, entre otras.

El viernes concluye el evento con una jornada dedicada a la innovación social y a los jóvenes en África.


Bajo el título "Be to Care" (ser para cuidar), se pretende ofrecer un espacio de reflexión y de diálogo sobre las posibles respuestas a los retos sociales de nuestro tiempo.

La reunión tendrá lugar el 29 de septiembre en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz (Roma, Italia). Acudirán unas 150 personas, en representación de 70 iniciativas de 30 países.

Una pandemia –sumada a los conflictos armados, la pobreza y la cuestión ambiental, entre otros desafíos– ha demostrado la importancia de la unión y la colaboración para crear respuestas solidarias y sostenibles.

Los organizadores han planteado a los participantes esta pregunta: ¿cómo colaborar mejor, desde el mensaje del Opus Dei hecho vida, en el servicio a la persona, a la familia, a la sociedad, a través de la política, la economía, la cultura y la educación?

San Josemaría solía afirmar que la Obra nació entre los pobres y enfermos de Madrid. Allí, en las barriadas más menesterosas les visitaba, daba catequesis a niños y niñas, y contaba con su oración como la más valiosa. Esto es expresión de una realidad profundamente cristiana: en la predilección por los pobres se encuentra la fuerza para renovar y rejuvenecer la Iglesia, el Opus Dei y la vocación cristiana personal.

Entre los aspectos propuestos para la reflexión y el diálogo se encuentran: la santificación del trabajo y sus consecuencias en la mejora de la sociedad; la transformación del mundo desde dentro; el compromiso social de los cristianos; la ciudadanía y la amistad social; el atractivo de hacer vida la doctrina social de la Iglesia; la importancia del cuidado de la casa común y de las personas, especialmente de las más vulnerables; la conexión entre la sostenibilidad medioambiental y la sostenibilidad social.

El prelado del Opus Dei, monseñor Fernando Ocáriz, abrirá la jornada de diálogo. A continuación, los participantes debatirán en torno a tres ejes:

1. Cómo promover la sensibilidad social, en las circunstancias actuales, pensando sobre todo en gente joven, para que cada uno en su familia, su trabajo, su ciudad, su ambiente, exprese esa sensibilidad de modo generoso y creativo.

2. Cómo revitalizar las iniciativas de carácter social, que en los más de 90 años de vida de la Obra, han nacido y madurado.

3. Qué legado podría dejar el centenario de la Obra, como sucedió con la canonización de san Josemaría, tras la que nació Harambee, entre otras iniciativas.

Esta jornada se celebra en el contexto del 20º aniversario de la puesta en marcha de Harambee, del que hemos informado en este artículo.