Simposio de la Historia de la Iglesia en España y América (Sevilla)

Edith Stein, Juan XXIII, Josemaría Escrivá, sor Ángela de la Cruz... son algunos de los "Testigos del siglo XX y maestros del siglo XXI". Sus vidas y enseñanzas han centrado el XIII Simposio de la Historia de la Iglesia en España y América organizado por la Academia de Historia Eclesiástica de Sevilla el 8 de abril.

El arzobispo de Sevilla, monseñor Carlos Amigo Vallejo explicó el sentido del simposio en la conferencia de apertura: "Hemos escogido figuras cercanas y representativas de sectores y momentos distintos. Todos ellos nos hablan, en el tiempo, de la intemporalidad del auténtico testigo, que no puede ser otro que el mismo Jesucristo. Fueron hombres y mujeres de su tiempo, porque eran hombres y mujeres de Dios. Estaban con la Iglesia en medio del mundo. Ese mundo concreto que eran los hombres que con él caminaban en el tiempo".

El obispo de Palencia, monseñor Rafael Palmero Ramos, habló de la figura del beato sevillano Manuel González, a quien expuso como modelo de obispo del siglo XXI y calificó como "apóstol de los sagrarios, de los enfermos y de los pobres". Destacó la importancia que tuvieron en su vida el Evangelio y la Eucaristía: "El ideal de su vida fue vivir el Evangelio tan fielmente, tan evidentemente, que los demás vean, sientan y entiendan a Jesús Sacramentado".

A continuación, mons. Javier Echevarría, prelado del Opus Dei, analizó la vida del beato Josemaría, tomando como punto de referencia la homilía Amar al mundo apasionadamente que el fundador del Opus Dei pronunció en 1967. "Amar al mundo significa amarlo en Dios y para Dios. En esa determinación radica el mensaje de este sacerdote santo. Mensaje viejo como el Evangelio y como el Evangelio nuevo. Hay muchos hombres y mujeres en el mundo y ni a uno solo de ellos deja de llamar el Maestro. Les llama a una vida de santidad, a una vida eterna".

¿Para qué más santos?

Juan XXIII

Por su parte, el cardenal José Saraiva, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, contestó en su intervención a la pregunta implícita en el título de su conferencia: ¿Porqué la Iglesia sigue canonizando? "El optimismo enraizado en la fe nos lleva a considerar la llamada de todos a la santidad como punto de mira ante el que debe situarse toda actividad pastoral". Recordó que Juan Pablo II beatificó recientemente y por primera vez en la historia a un matrimonio. Subrayó así con optimismo que el matrimonio y la familia constituyen un camino de santidad para la mayoría de los cristianos.

La mesa redonda titulada "Variedad de modelos en la Iglesia" permitió analizar otras figuras clave del siglo XX. El escritor José Luis Olaizola habló del beato Juan XXIII, de quien resaltó la coherencia de vida y el profundo amor del 'Papa bueno' a la pobreza y a la obediencia. Hizo referencia a varios episodios de la vida del beato en los se muestra cómo obedeció a lo que Dios le fue pidiendo a lo largo de su vida.

El periodista y escritor Nicolás Salas abordó la figura de la beata sor Ángela de la Cruz. Con sus reflexiones mostró que la fundadora de las Hermanas de la Cruz es un caso excepcional de devoción popular.

Pilar Cambra, también periodista, disertó sobre santa Edith Stein. Con palabras del Papa Juan Pablo II dijo que "Teresa Benedicta de la Cruz no sólo vivió su existencia en diversos países de Europa sino que con su vida de pensadora, mística y mártir, lanzó como un puente entre sus raíces judías y su adhesión a Cristo, moviéndose con segura intuición en el diálogo con el pensamiento filosófico contemporáneo y, en fin, proclamando con el martirio las razones de Dios y del hombre en la inmensa vergüenza del soah".

A su juicio, "declarar a Edith Stein copatrona de Europa significa poner en el horizonte del Viejo Continente una bandera de respeto, de tolerancia y de acogida que invita a hombres y mujeres a comprenderse y a aceptarse, más allá de las diversidades éticas, culturales y religiosas, para formar una sociedad verdaderamente fraterna".