San Josemaría Escrivá en Alcázar de San Juan

El 26 de junio se bendijo un cuadro del fundador del Opus Dei en la Iglesia de Santa María la Mayor de Alcázar de San Juan (La Mancha).

Opus Dei - San Josemaría Escrivá en Alcázar de San Juan

Alcázar de San Juan siempre fue una plaza estratégica bien situada en La Mancha en el camino hacia Andalucía por el sur y al Levante por el este, desde Toledo y desde Madrid, capitales del Reino en distintas épocas. Se han encontrado asentamientos celtíberos y romanos y, al parecer, Tito Livio la cita en sus Anales. También los visigodos la poblaron y se encontraron restos de esa época en el templo de Santa María la Mayor.

Del siglo XVI es la fábrica de la iglesia de Santa María la Mayor donde a petición del párroco, al que se lo habían pedido muchos feligreses, se bendijo y colocó el pasado 26 de junio una imagen de San Josemaría. En Alcázar, una población de más de treinta mil habitantes, la labor apostólica de la Obra comenzó a finales de los años 50 y se ha desarrollado ininterrumpidamente desde entonces con el impulso de muchas personas plasmada en iniciativas con las Escuelas Familiares Agrarias de Campo de Criptana o el propio Alcázar de san Juan, o los medios de formación organizados también para gentes de La Solana, Pedro Muñoz, Madridejos o Villanueva de los Infantes…

En Santa María la Mayor, tuvo lugar el pasado 26 de junio la Misa de san Josemaría y al acabar tuvo lugar la bendición del cuadro que se situó en una columna de la primera capilla de la izquierda del templo, emparejado con un mártir, ya beatificado, que había ingresado en el noviciado de Consuegra de los Franciscanos, después de servir como monaguillo en la parroquia.

Al terminar la colocación del cuadro, el párroco quiso decir unas palabras de agradecimiento a San Josemaría y a la Obra. Llamó al presbiterio para que saludara a los fieles que llenaban el templo, a Víctor, artista del cuadro que recibió una gran ovación, después de decir con esfuerzo y cariño (es sordomudo) “Muchas gracias”.