La canonización de Josemaría Escrivá será una fiesta y un don

Después de la reciente canonización de Padre Pío, Roma se prepara de nuevo para abrir sus brazos a los peregrinos que el 6 de octubre de 2002 llegarán a la ciudad eterna desde muchas partes del mundo. En los últimos días de junio, la cadena italiana Telepace ha retransmitido el reportaje “Una fiesta y un don. Hacia la canonización de Josemaría Escrivá”. Ofrecemos un fragmento del reportaje.

Aprovechando el aniversario de la marcha al Cielo del fundador del Opus Dei, Telepace ha querido profundizar en su figura y en sus enseñanzas, que -como muestra el reportaje- han llegado hasta el distrito de Kiambú, en Kenia.

A 30 kilómetros de Nairobi se abrió en los años 80 Kimlea, un centro formativo inspirado en las enseñanzas del beato Josemaría, donde se trabaja para restaurar la dignidad de las mujeres de ese distrito de Kenia. Entre otras cosas, se ofrecen clases de nutrición, salud, alfabetización y cuidado de la casa, y también a veces se capacita para algún trabajo con el que poder mantener económicamente a la familia. Es el caso de Margaret Nanyama, una de las protagonistas del reportaje “Una fiesta y un don”. Conoce al beato Josemaría sólo a través de fotos, pero le tiene un gran aprecio. “Me gustaría mucho ir a la canonización y rezar donde él vivió”, afirma.

Margaret está acostumbrada a trabajar en el campo12 horas al día, desde las 6 de la mañana hasta las 6 de la tarde. Recoge unos 70 kilos diarios de café por los que recibe una paga de algo menos de dos dólares. En su poblado, situado en una de las zonas más pobres del país, es costumbre que sólo los chicos asistan a la escuela. “Desde que supe de Kimlea –recuerda Margaret–, me apunté para aprender a leer y escribir y cocinar. Llevo mucho tiempo aprendiendo. Cocino “madazi” para vender a mis colegas, y con esto recibo algo más de dinero para tener una vida un poco más holgada con mi familia”.

Con las personas más necesitadas

En África hay muchas personas necesitadas de ayuda y por eso el Comité organizador de la canonización de Josemaría Escrivá ha querido unir la celebración del 6 de octubre a un nuevo proyecto de solidaridad. Uno de los miembros del Comité, Carlo De Marchi, explica que “cada uno vive la canonización como un momento de alegría, como un regalo que ha recibido. Cuando recibimos un regalo, la reacción espontánea es dar las gracias. Queremos compartir este regalo con las personas más necesitadas, por eso hemos sugerido a los peregrinos que vienen a la canonización que den un donativo de 5 euros para el Proyecto Harambee 2002”. Con el dinero recaudado, se financiarán programas educativos en África.