Mi nuevo amigo se llama Isidoro

Había oído hablar hace años de Isidoro Zorzano, pero nunca me había detenido en su vida como hasta ahora.

Después de un fracaso laboral, me puse a estudiar unas oposiciones cuya fecha de examen había quedado suspendida y, unido a la crisis del Coronavirus, no encontraba un lugar donde desarrollar mi vida profesional.

Así que comencé a pedir ayuda a nuestro Señor y a nuestra Madre la Virgen María, y a buscar de forma más intensiva un trabajo, escuchando charlas, leyendo opiniones, anuncios, hablando con amigos, etc.

En estos comienzos me topé con la vida de Isidoro Zorzano. Ya había oído hablar antes de él, pero sin adentrarme mucho. Supe que muchos obtenían favores por su intercesión, y me pregunté si podía ayudarme a mí también.

Así pues, me dispuse a pedir su intercesión y que me ayudase a buscar un empleo.

Supe que muchos obtenían favores por su intercesión, y me pregunté si podía ayudarme a mí también.

Mientras buscaba trabajo, escuché en una meditación cómo había sido su vida y su encuentro casual con san Josemaría en Madrid después de años de amistad. Yo también me había encontrado con Isidoro de forma “casual”.

Después de unos meses, vi cumplido mi deseo de encontrar un empleo. Habían pasado 4 meses desde el inicio de mi búsqueda, y teniendo en cuenta el verano y las dificultades de la pandemia, suponía todo un récord de celeridad. Se lo comenté a una persona profesional de recursos humanos, con la que había hecho unos breves talleres de búsqueda de empleo, y se sorprendió de la rapidez, pues la media para encontrar un empleo es de 8-9 meses en condiciones normales. Yo le dije que había puesto mucho empeño en lograrlo y, sobre todo, que un “amigo” –Isidoro– me había ayudado a conseguirlo.

Como san Josemaría, yo también me había encontrado con Isidoro de forma “casual”

Estoy convencido de que, sin la intercesión de Isidoro Zorzano, no lo había encontrado tan rápido. Desde entonces Isidoro se ha convertido en un apoyo habitual, en él pienso en mis rezos diarios y me da esa ayuda que necesito en los momentos más complicados.

R. G. - España


Clic aquí para enviar el relato de un favor recibido.

También puede comunicar la gracia que se le ha concedido mediante correo postal a la Oficina de las causas de los santos de la prelatura del Opus Dei (Calle Diego de León, 14, 28006 Madrid, España) o a través del correo electrónico ocs.es@opusdei.org​.

Clic aquí para hacer un donativo.

En alternativa puede enviar una aportación por transferencia a la cuenta bancaria de la Asociación de Cooperadores del Opus Dei con IBAN número ES53 2100 1547 7502 0024 4065 y BIC, CAIXESBBXXX en La Caixa (agencia urbana de la calle Cartagena, 4, 28028 Madrid, España).

Campaign Creators - Unsplash