Vivir con alegría la sencillez de cada día (8)

Francheska tenía muchas dudas con respecto a la vida cristiana. Acudió a un centro de la Obra y después de ver la dedicación de las que la escuchaban, se sintió movida a acrecentar su fe. Era bailarina y estudiaba arquitectura. Se casó con Javier que es arquitecto y artista. Entre ambos sacan la familia adelante. Tienen una vida con dificultades económicas y de logística para atender las necesidades y actividades de sus hijos. El hecho de no tener seguridad en el día a día se sostiene con la fe, que es lo que les da la calma y serenidad.

En primera persona