Novena al doctor Ernesto Cofiño

En este documento encontrará una oración para rezar durante nueve días al doctor Ernesto Cofiño y pedirle que interceda por nosotros ante Dios.

Documentación
Opus Dei - Novena al doctor Ernesto Cofiño

Novena al doctor Ernesto Cofiño en formato PDF


Oración para la devoción privada, para repetir al final de todos los días de la novena

Oh Dios Padre, fuente de todo bien, que llenaste de gracias a tu hijo Ernesto, médico, para ser fiel servidor de la vida que en Ti comienza y sólo a Ti pertenece; haz que yo sepa también respetar y promover el don de la vida y cumplir con generosidad mis deberes de cada día, por Amor a Jesucristo y a mis hermanos los hombres. Dígnate glorificar a tu siervo Ernesto y concédeme por su intercesión, el favor que te pido... (pídase). Así sea.

Padrenuestro, Avemaría, Gloria.

Día 1 | Día 2 |Día 3 |Día 4 |Día 5 |Día 6 |Día 7 |Día 8 |Día 9

Primer día

Tema: "La vida siempre es un bien". Nuestra vida es objeto de un tierno y fuerte amor por parte de Dios aun cuando "el problema del dolor acosa sobre todo a la fe y la pone a prueba" (Juan Pablo II, Evangelium vitae, nn. 31 y 34).

Sagrada Escritura: "Eres mi siervo, Israel, ¡yo te he formado, tú eres mi siervo, Israel, yo no te olvido!" (Is 44,21).

De los escritos del siervo de Dios: "A la hora del juicio seremos vistos exactamente como hemos sido, sin tapujos, sin pretextos, sin disimulos. Jesús, el Justo Juez, nos juzgará por nuestras obras de amor al prójimo: lo que hicimos a los demás, es como si lo hubiésemos hecho al Señor. Debemos amar a todos, porque todos son hijos de Dios, pero especialmente a los que Dios pone cerca de nosotros: nuestra familia, amigos, los que comparten nuestra misma fe: es caridad bien entendida. El Señor nos da a cada uno un determinado número de "talentos" y de ellos debemos responder, son las oportunidades de poder y de saber servir sobre las cuales se nos juzgará" (Cuaderno 2-2, pág. 9).

Petición o propósito: Agradecer a Dios el don de la vida y, cuando venga, la falta de salud.

Rezar la oración para la devoción privada

Segundo día

Tema: "En la precariedad de la existencia humana, Jesús lleva a término el sentido de la vida" (cfr. Evangelium vitae, n. 32)

Sagrada Escritura: "No necesitan de médico los que están sanos, sino los que están mal" (Lc 5, 31).

De los escritos del siervo de Dios: "Luego, nuestra insignificancia, nuestra miseria, nuestros defectos, nuestra pobreza: ¡no son nada! Lo importante es lo que Dios esta añadiendo, lo que Él pone, lo que Él quiere, y por nuestra parte, la docilidad, el saber dejamos llevar.

No es fácil, pero es el único camino, y para lograrlo pedirle a San José que interceda por nosotros; a nuestra Señora que nos enseñe cómo debe hacerse para llegar hasta el fin del camino" (Cuaderno 3-1, pág. 8).

Petición o propósito: Reconocer que aun cuando nuestra "vida está marcada por la enfermedad del pecado puede redescubrir, en el encuentro con Jesús Salvador, la verdad y autenticidad de su existencia" (Evangelium vitae, n. 32).

Rezar la oración para la devoción privada

Tercer día

Tema: El matrimonio y las fuentes de la vida según el plan de Dios. "Es decisiva la responsabilidad de la familia: es una responsabilidad que brota de su propia naturaleza —la de ser comunidad de vida y de amor fundada sobre el matrimonio— y de su misión de "custodiar, revelar y comunicar el amor" (Juan Pablo II, Familiaris consortio, n. 17). Se trata del amor mismo de Dios, cuyos colaboradores y como intérpretes en la transmisión de la vida y en su educación, según el designio del Padre son los padres" (Evangelium vitae, n. 92).

Sagrada Escritura: "Que todos guarden el matrimonio y guarden inmaculado el lecho conyugal" (Hb 13, 4).

De los escritos del siervo de Dios: "Todo nos viene de Dios. Es Él quien nos busca y nos da los medios para que podamos hacer lo que Él quiere. Nosotros estorbamos su acción, cuando no ponemos empeño. El planteamiento de la vida debe ser leal. No se trata de poner la vida al cristiano muy fácil, para que haya muchos cristianos" (Cuaderno 2-2, pág.1).

Petición o propósito: "La castidad —a de cada uno en su estado: soltero, casado, viudo, sacerdote— es una triunfante afirmación del amor" (san Josemaría, Surco, n. 831). Pedirla a Dios con humildad.

Rezar la oración para la devoción privada

Cuarto día

Tema: Reafirmar la "primacía del hombre sobre las cosas, las cuales están destinadas a él y confiadas a su responsabilidad, mientras que por ningún motivo el hombre puede ser sometido a sus semejantes y reducido al rango de cosa" (Evangelium vitae, n. 34).

Sagrada Escritura: "Tomó, pues, el Señor Dios al hombre y lo dejó en el jardín del Edén, para que lo labrase y cultivase" (Gen 2, 15).

De los escritos del siervo de Dios: "El trabajo es elemento esencial en nuestra santificación. El trabajo debe ser santificado para que nos santifique y santifique a los demás. Todo trabajo que sea digno, es magnífico instrumento de santificación. El perfecto equilibrio debe existir entre el trabajo, la vida familiar y la vida ascética, combinados en tal forma que se completen sin absorberse. Hasta la cosa más pequeña en nuestro trabajo ordinario debemos ejecutarla con presencia de Dios. El trabajo debe ser hecho siempre con alegría independientemente del resultado práctico" (Cuaderno 2-4, pág. 17).

Petición o propósito: Trabajar con alegría, con paz, con presencia de Dios. Acabar bien nuestra tarea, aunque nos rinda el cansancio; así nuestras obras agradarán a Dios (Cfr. san Josemaría, Forja, n. 744).

Rezar la oración para la devoción privada

Quinto día

Tema: Hemos venido al mundo para amar a Dios, alabarlo, servirlo y luego, en la otra vida —aquí estamos de paso—, gozarlo eternamente. "La plenitud de la vida se da a cuantos aceptan seguir a Cristo. En ellos la imagen divina es restaurada, renovada y llevada a perfección" (Evangelium vitae, n. 36).

Sagrada Escritura: "Vosotros sois la luz del mundo. No puede ocultarse una ciudad situada en lo alto de un monte ... " (Mt 5, 14).

De los escritos del siervo de Dios: "La Iglesia de Dios ha recibido de Cristo mismo un magnífico tesoro que ha custodiado por siglos para mantenerlo inalterado. Adhiriéndonos a lo que nos dice, siguiéndole sin vacilación y esforzándonos por comprenderle, tendremos la seguridad de mantenernos en el buen camino. Pero además, podemos ser guías seguros para los demás. Estemos bien preparados para luchar y combatir el error, para disipar la confusión" (Cuaderno 1-6, pág. 14).

Petición o propósito: "No hagas mucho caso de lo que el mundo llama victorias o derrotas. —¡Sale tantas veces derrotado el vencedor!" (san Josemaría, Camino, n. 415).

Rezar la oración para la devoción privada

Sexto día

Tema: Para unimos a Jesucristo y vivir con Él debemos amar el sacrificio (cfr. san Josemaría, Vía Crucis, XII estación)

Sagrada Escritura: "Si alguno quiere venir detrás de mí, que se niegue a sí mismo, que tome su cruz y que me siga" (Lc 9, 23)

De los escritos del siervo de Dios: "Es muy importante estar pendiente y decir ¿qué es lo que yo puedo dar? No estar calculando ¿Qué es lo que dan los demás, que podrían dar con relación a mí? Lo que cuenta es mi esfuerzo, mi generosidad y no tasar, apreciar o suponer el esfuerzo de los demás" (Cuaderno 1-1, pág.18).

Petición o propósito: Amar y agradecer la Cruz: "No lo debemos olvidar: en todas las actividades humanas, tiene que haber hombres y mujeres con la Cruz de Cristo en sus vidas y en sus obras, alzada, visible, reparadora; símbolo de la paz, de la alegría; símbolo de la Redención, de la unidad del género humano, del amor que Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, la Trinidad Beatísima ha tenido y sigue teniendo a la humanidad" (san Josemaría, Surco, n.985).

Rezar la oración para la devoción privada

Séptimo día

Tema: Amar al prójimo por Dios es imitar a Jesucristo. El amor ha de manifestarse con obras de servicio. "Más allá de la apariencia exterior del otro descubro su anhelo interior de un gesto de amor, de atención […]. Al verlo con los ojos de Cristo, puedo dar al otro mucho más que cosas externas necesarias: puedo ofrecerle la mirada de amor que él necesita" (Benedicto XVI, Deus caritas est, n. 18).

Sagrada Escritura: "Si alguno posee bienes de este mundo y, viendo que su hermano padece necesidad le cierra su corazón, ¿cómo puede permanecer en él el amor a Dios?" (1 Jn 3, 17).

De los escritos del siervo de Dios: "Lo que nos aleja de Dios es el pecado, en todas sus formas, porque es ofensa a Él que es infinitamente bueno. La parábola del hijo pródigo es una tipificación de cómo se puede perder el Amor a Dios por el deleite material. Tener verdadero horror al pecado y no menospreciar el pecado venial que nos va disminuyendo en la Gracia de Dios y nos expone a una caída mayor. Existe el pecado de omisión: no hacer aquello que Dios quisiera que hiciésemos. En Amor siempre cabe hacer más, darse más, responder mejor a Dios. No debemos excusamos porque seamos "débiles", muchos son los medios a nuestro alcance para fortalecemos" (Cuaderno 2-2, pág.6).

Petición o propósito: Procurar en este día dejar actuar en nuestra alma al Espíritu Santo, que nos empuja a acoger al prójimo necesitado, imitando así a Cristo: "el mismo Espíritu llega a ser ley nueva, que da la fuerza a los creyentes y apela a su responsabilidad para vivir con reciprocidad el don de sí mismos y la acogida del otro, participando del amor mismo de Jesucristo, según su medida" (cfr. Evangelium vitae, n.76). Hacer algún servicio material o espiritual a otra persona.

Rezar la oración para la devoción privada

Octavo día

Tema: Transformar la cultura, impregnarla del mensaje de Jesucristo: "Aquí se manifiesta ante todo que el punto central de toda cultura lo ocupa la actitud que el hombre asume ante el misterio más grande: el misterio de Dios. Cuando se niega a Dios y se vive como si no existiera, o no se toman en cuenta sus mandamientos, se acaba fácilmente por negar o comprometer también la dignidad de la persona humana y el carácter inviolable de la vida" (Evangelium vitae, n. 96).

Sagrada Escritura: "El reino de los Cielos es como la levadura que tomó una mujer y la mezcló con tres medidas de harina, hasta que fermentó todo" (Mt 13, 33).

De los escritos del siervo de Dios: "Que no sea para mí la muerte como una amenaza, una angustia, un terror. Que sea un aviso saludable para estar bien preparado, listo a emprender el viaje, que no me encuentre desprevenido. El pensamiento de la muerte no es agobiador, ni generador de tristeza. Será un ver las cosas claras, ¿a dónde iremos? Lo que resulta interesante es que lo que tenga importancia en la vida lo pueda tener en la muerte. Esto me debe hacer pensar en lo que es conveniente cortar, abandonar. El tiempo que debo aprovechar bien es el tiempo presente, cuando estoy capacitado para juzgar con claridad, cuando puedo aún rectificar" (Cuaderno 2-2, pág. 8).

Petición o propósito: Adquirir la costumbre de pedir luces a Dios todos los días, para encaminar todas nuestras decisiones personales y familiares según las enseñanzas del Evangelio.

Rezar la oración para la devoción privada

Noveno día

Tema: Asumir un nuevo estilo de vida que ofrezca "sobre todo a los jóvenes y a los adolescentes la auténtica educación de la sexualidad y del amor, una educación que implica la formación de la castidad, como virtud que favorece la madurez de la persona" (Evangelium vitae, n. 97).

Sagrada Escritura: "Pero temo que, como la serpiente sedujo a Eva con su astucia, así se corrompan vuestros pensamientos, y se aparten de la sinceridad y castidad debidas a Cristo" (2 Cor 11, 3).

De los escritos del siervo de Dios: "En María —una criatura humana— encontramos: humildad, pureza, entrega. La tentación —bajo los más diversos aspectos— está siempre al acecho, aprovechará el menor descuido para "morder": la pureza exige lucha. La lucha es esencial sobre todo en nosotros que tenemos el germen del pecado que es inclinación a desviamos. Las debilidades serán siempre aprovechadas por el demonio: ser humilde es no olvidar que somos débiles y frágiles. La tentación nunca será eliminada. No estamos en una "bomba" que nos separe del ambiente. Vivimos en el mundo con todo lo que contiene de bueno y de malo; la lucha es saber mantenemos buenos, saber luchar por la pureza, recurriendo a María" (Cuaderno 2-2, p. 16).

Petición o propósito: Cuidar hoy la mirada y el vocabulario de modo que agrade a Dios también con los ojos y las palabras (cfr. san Josemaría, Forja, n. 92).

Rezar la oración para la devoción privada