Llevar el Evangelio a casa

La pandemia del COVID-19 ha significado un cambio en el modo de ofrecer la educación escolar en muchas partes. En Lima, María Elena Villanueva, profesora de Religión del colegio Montealto, labor personal del Opus Dei, propuso a sus alumnas de la mano de sus padres, poder escenificar en sus casas algunos pasajes del Evangelio y de la historia de la Salvación.

Opus Dei - Llevar el Evangelio a casa

Vivimos un momento muy difícil, en donde nos hemos tenido que reinventar. Hemos dejado de lado el interactuar con las alumnas presencialmente y ahora las vemos a través de la pantalla, en donde día a día hacemos hasta lo imposible para captar su atención.

Soy profesora de Religión, enseño en tercero, cuarto y quinto de primaria y todas las vivencias siempre las hemos realizado en el aula; sin embargo, viendo lo complicado que sería el año escolar, decidí que las niñas usaran más la tecnología a través de la escenificación de algunas de las parábolas o milagros de Jesús.

Una de las primeras preguntas de mis alumnas fue si sus familiares podrían ser parte del video, si podrían dar vida a algún personaje secundario, o si podrían ayudarlas con el vestuario y el maquillaje. Me pareció una excelente idea, ya que serviría para involucrar más a las familias.

Así, la familia completa ayudaba en la elaboración del guión, eran parte del video, daban vida a un papel dentro de la parábola, conocían más a Jesús y pasaban un tiempo entrañable con sus hijas.

Los padres son pieza clave con la grabación o en el “detrás de cámaras”. Presentamos a continuación, la escenificación de uno de los milagros de Jesús, la curación del paralítico de Cafarnaúm, realizado por la familia Monge Martino.

Poder ver los videos de las niñas es increíble. No solo cuentan alguna parábola o milagro de Jesús, sino que también representan a algún personaje de la historia de la salvación y han sido capaces de poder involucrar a sus padres, a quienes los ayudan a conocer más la historia de nuestra salvación.

¿Qué dicen los padres?

César Monge, papá de una de las alumnas del Colegio Montealto menciona: “La pasamos muy bien todos. Cambió la rutina que tenemos. Al grabar el video tuvimos muchos bloopers, lo hicimos muchas veces y nos reímos muchísimo, nos divertimos y han sido dos horas que la pasamos muy bien, gracias a esta actividad”.

Su esposa Pamela, comenta: “Es una iniciativa que nos une como familia. A pesar de ser una tarea del curso de Religión, mis hijas se han esmerado y les gustó, lo disfrutaron y lo mejor es que se involucró a todos en casa, pues a pesar de que alguno no participa actuando; pues lo hace ayudando, sea leyendo o con el vestuario. Mi hija adolescente se ha involucrado también. Ha sido una forma de relajarse y de divertirse sanamente en casa”.

“Nos encantó que estuviéramos todos juntos, disfrutando en familia. Nos gustó que pudiéramos disfrazarnos y pintarnos”.

Por su parte, las hermanas Tryana y Brunella, alumnas y protagonistas de las parábolas nos dicen: “Nos encantó que estuviéramos todos juntos, disfrutando en familia. Nos gustó que pudiéramos disfrazarnos y pintarnos”.

Conocer la vida de Jesús mediante el arte

Juan José y Jessica Navarro, papás del colegio Montealto comentan sobre esta experiencia: “Fue muy lindo para nosotros, ya que Jimena, nuestra hija, disfrutó mucho en hacerlo, en expresarse y actuar. A ella le encanta todo lo que es el teatro y el arte. Y nosotros como padres vemos que es una manera en la que puede aprender mejor y de forma divertida el curso de Religión.

Nuestra hija más pequeña, disfruta mucho de lo que hace Jimena, su hermana mayor y le encantó ser parte de la actuación. Nos parece súper linda esta idea porque todos aportamos y nos divertimos, pasamos un buen rato en familia y para llegar al producto final, hay todo un detrás de cámaras que es muy gracioso. Todos damos ideas, reciclamos el material que usamos y estamos pendientes de que todo salga muy bien en la grabación”.

La familia Torres Pando escenificó la parábola de la oveja perdida.

Jimena: “Una experiencia única”

Por su parte, Jimena Navarro, quien actúa en una de las escenas del Evangelio dice: “Me gustó mucho porque esa tarde pudimos pasar un momento muy lindo en familia. Nos divertimos muchísimo viendo cómo se nos veía con los trajes. Y también me sirvió para aprender mucho más sobre Abraham y para que mi familia aprendiera más sobre la historia de la Salvación”.

En el canal de Youtube de la profesora María Elena Villanueva se pueden apreciar las diferentes parábolas y milagros de Jesús, que sus alumnas han ido presentando e interpretando en la asignatura de Religión. https://www.youtube.com/channel/UCCFQoLlLEl3DOzIuk98BXOA/