«Para mí, vivir es Cristo. Coordenadas para una vida centrada en Jesucristo»

Este nuevo libro electrónico, también disponible en audio, recoge varios textos publicados en esta página web. La idea que los une es considerar a Jesús como fuente de alegría que llena de esperanza. La formación cristiana, la oración o la lucha espiritual adquieren así una nueva dimensión.

Textos para la formación cristiana
Opus Dei - «Para mí, vivir es Cristo. Coordenadas para una vida centrada en Jesucristo»

ePub ► “Para mí, vivir es Cristo”.

Mobi ► “Para mí, vivir es Cristo”.

PDF ► “Para mí, vivir es Cristo”.

iTunes iBooks ► “Para mí, vivir es Cristo”.

Google Play Books ► “Para mí, vivir es Cristo”.


¿En qué consiste ser cristiano? Hay muchos modos de responder a esta pregunta. Tal vez uno de los más sintéticos sea el que se repite en las cartas de san Pablo: ser cristiano es vivir en Cristo, vivir nuestra vida con Él, vivir su vida en la nuestra. La centralidad de la Persona de Jesucristo debe ser, por eso, el punto de partida y el hilo conductor de toda la existencia cristiana. En una de sus primeras cartas pastorales, el prelado del Opus Dei, Mons. Fernando Ocáriz, ha expuesto algunas consecuencias de esta realidad. Los textos de este libro las desarrollan, partiendo de unas reflexiones sobre Jesús como fuente de una alegría llena de esperanza. Se tratan después la vida de oración en medio del mundo; la formación cristiana como un proceso que alcanza a la persona en todas sus dimensiones; la libertad interior de los hijos de Dios; la lucha espiritual como una respuesta agradecida; el sentido de misión característico de quienes han acogido una llamada divina, y la conciencia del amor incondicional del Señor como fundamento de nuestro esfuerzo por agradarle.

Sumario

Presentación

1. En la alegre esperanza de Cristo


2. Caminos de contemplación

3. Formación integral y afectividad

4. La razón más sobrenatural

5. La gratitud nos mueve a la lucha

6. Amados, llamados, enviados. Sentido de misión (I)

7. Apóstoles en medio del mundo. Sentido de misión (II)

8. Agradar a Dios