Juan Pablo II: "Celebremos con íntima alegría los 150 años del dogma de la Inmaculada Concepción"

Ayer tuvo lugar la Solemnidad de la Inmaculada Concepción de María, que, en palabras de Juan Pablo II, "este año asume un significado particular". Se conmemoran los ciento cincuenta años de la proclamación de este importante dogma mariano: Dios preservó inmune a la Virgen María de toda mancha de pecado original en el primer instante de su concepción.

Juan Pablo II dedicó el Angelus del domingo a la próxima solemnidad de la Inmaculada Concepción, que este año coincide con el 150 aniversario de la proclamación de ese dogma por el Papa Pío IX.

"Nos preparamos para celebrar con íntima alegría -dijo el Papa- la solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Bienaventurada Virgen María, que este año asume un significado particular. Se conmemoran, efectivamente, los ciento cincuenta años de la proclamación de este importante dogma mariano".

"Recordaremos ese aniversario el próximo 8 de diciembre con una solemne celebración eucarística en la basílica vaticana, donde en 1854 mi venerado predecesor, el beato Pío IX, proclamó el dogma de la Inmaculada Concepción junto a tantos obispos de todas las partes del mundo. Rendiremos así homenaje a la 'Tota pulchra', a aquella que Dios eligió como Madre de su Hijo Unigénito".

El Santo Padre finalizó recordando a todos que esa tarde, como todos los años, se desplazará a la famosa Plaza de España de Roma para rendir el tradicional homenaje a María Inmaculada. "Os invito a todos, queridos romanos y peregrinos, a uniros a mí en este acto de veneración filial de nuestra Madre celestial".

En el enlace de arriba a la derecha, ofrecemos una selección de textos de interés.