Sin gasolina en el carro

Parecía que no iba poder recoger a mis hijos en el colegio porque había mucho tráfico, me estaba quedando sin gasolina y no tenía dinero.

Opus Dei - Sin gasolina en el carroFoto: Life Of Pix - Pexels

Me dirigía a mi casa, pasando a recoger a mis niños al colegio. Andaba lejos del colegio y ya no tenía gasolina, ni dinero para echar, ni saldo en mi celular; encima de todo, había una inmensa fila de tráfico, que yo no iba a poder resistir sin gasolina. Me quedaban 20 minutos para la hora de salida de mis niños y esa cola de carros me iba a llevar aproximadamente dos horas, el periférico que yo iba a tomar estaba cerrado y todo el tráfico estaba siendo desviado por un policía. Cuando vi eso no lo podía creer.

Entonces empecé a implorar al doctor Cofiño que me ayudara. Mientras me acercaba al policía desviador de tránsito, imploraba y los dos carros adelante del mío fueron desviados, pero cuando quedaba yo, el policía recibió por su radio la orden de reabrir el paso. ¡Fui feliz! Me fui solita en todo el periférico vacío solo para mí, sin tráfico, sin gasolina y con mi gran ángel ayudador. Llegué rebien al colegio y el carro aguantó para llegar a la casa con mis niños.

J. F. – Guatemala


Clic aquí para enviar el relato de un favor recibido.

También puede comunicar la gracia que se le ha concedido mediante correo postal a la Oficina de las causas de los santos de la prelatura del Opus Dei (Calle Diego de León, 14, 28006 Madrid, España) o a través del correo electrónico ocs.es@opusdei.org.

Clic aquí para hacer un donativo.

En alternativa puede enviar una aportación por transferencia a la cuenta bancaria de la Asociación de Cooperadores del Opus Dei con IBAN número ES53 2100 1547 7502 0024 4065 y BIC, CAIXESBBXXX en La Caixa (agencia urbana de la calle Cartagena, 4, 28028 Madrid, España).