Club Alki: con creatividad

La situación de emergencia sanitaria obligó a cambiar los planes en Alki, club juvenil ubicado en Lima, Perú. No fue obstáculo para interrumpir las actividades: esta vez las hicimos de la mano de las redes sociales y la tecnología, cultivando nuevas amistades y entrando en contacto con clubes de otros países.

En Club Alki tenemos actividades todos los viernes y planes especiales para diversos momentos del año: convivencias, campamentos de trabajo solidario, etc. Cuando empezó la cuarentena no sabíamos bien si podrían llevarse a cabo o cómo podrían reorganizarse, pero no dudamos en continuar el contacto con nuestras amigas y seguir con los medios de formación. El primer viernes después de decretarse la cuarentena empezamos a través de los medios digitales.

En una convivencia en Sierralta, antes de la cuarentena.

Para Semana Santa habíamos planeado con mucha ilusión una convivencia inter clubes en Cañete, pero la cuarentena se fue alargando y tuvimos que cancelarla. Nuevamente pusimos toda la creatividad que pudimos para compartir esos días tan significativos para nuestra fe con nuestras amigas, para acercarlas más a Jesús y a los demás. Preferimos que sean ellas las que cuenten su experiencia…

Visita internacional a los 7 Sagrarios (Ángela Cangahuala, 5° secundaria)

El Jueves Santo no podía pasar desapercibido: a pesar de estar en cuarentena no nos olvidamos el recorrido a los 7 Monumentos que siempre se hace, con Alki tuvimos una versión adaptada, que resultó ser una versión VIP: visita INTERNACIONAL a 7 sagrarios. Con la ayuda de varios clubes pudimos conectarnos a través de Instagram (por un vivo) y visitar los sagrarios.

Daniela, Ángela e Ina el jueves santo siguiendo la costumbre de la visita a los 7 Sagrarios

Empezamos en México, luego nos fuimos a Ottawa, continuamos en Boston donde hicimos una visita especial: ¡la hicimos en inglés! Después seguimos en Colombia, luego Uruguay y terminamos el recorrido en terreno peruano, en el Club Altea y finalmente en nuestro Club, Alki.

Además de rezar la Visita al Santísimo y acompañar a Jesús con chicas de otros países, algunos clubes nos hicieron un pequeño recorrido por sus instalaciones. En general esta experiencia fue muy bonita, nunca nos imaginamos que esta situación iba a permitirnos conocer clubes de otros países.

Un Viernes Santo solidario (Hei Yan Zhang, exalumna del Colegio Montealto)

El viernes visitamos a gente mayor por medio de Zoom, queríamos pasar un rato con ellas y alegrarles un poco más la cuarentena. Les contamos cosas, nos dieron consejos y hasta las entretuvimos cantando canciones con guitarra y ukelele. He de decir que no es fácil coordinar las distintas voces e instrumentos por videollamada, de todos modos creo que conseguimos nuestro objetivo.

A futuro, queremos seguir haciendo más “visitas” virtuales, para poder acompañar a personas mayores. Pero más adelante les contamos nuestros proyectos.

Sábado familiar (Luciana Páucar, 5° secundaria)

Para nosotras es importante acompañarla especialmente ese día, pues en él, Ella estaba sin Jesús.

El Sábado Santo acompañamos a la Virgen María desde nuestras casas, como ya lo veníamos haciendo las semanas anteriores desde el inicio de esta cuarentena, muchas familias dirigieron una parte del Rosario. Para nosotras es importante acompañarla especialmente ese día, pues en él, Ella estaba sin Jesús. Fue una experiencia muy bonita porque todas participamos gracias a la transmisión en vivo y cada una puso su granito de arena en esta hermosa iniciativa. Ha sido una linda oportunidad para compartir con otras familias.

Domingo de felicidad (Mafer y Ale Parra, 1° año de universidad y 3° secundaria)

El plan que tuvimos el domingo de Pascua fue una búsqueda del tesoro “inter casas” con todas las chicas de San Rafael. La idea era participar de una actividad que refleje la alegría de la Pascua.

Al parecer, para esta búsqueda, las que viven en el Club Alki necesitaron la ayuda de nuestras familias para poner las pistas en cada casa. La actividad fue a través de una videollamada y consistía en adivinar los acertijos que previamente se habían asignado a cada una de sus mamás.

La experiencia fue bravaza porque trabajábamos en equipo para poder adivinar en qué casa estaban las pistas y poder así descifrarlas; por otro lado, los acertijos eran muy didácticos.Nos costó adivinarlos, porque cada una tenía diferentes ideas y no era tan sencillo llegar a la respuesta final… ¡pero ganamos!

Más proyectos (Hei Yan Zhang)

Quién iba a pensar que en la cuarentena podríamos conocer a chicas de otros Clubs. Desde Alki organizamos una tertulia virtual con un centro de Canadá. Me gustó mucho porque tuvimos la oportunidad de conocer a gente nueva de otro país, en general fue una bonita experiencia. Además, ahí surgió la idea de elaborar mascarillas para personas que tengan pocos recursos y las necesiten, así que este será nuestro nuevo proyecto solidario. Esperamos poder ayudar a muchas familias más desde el Club.