Una calle a San Josemaría en la frontera del Polo Sur

“Sed sembradores de paz y de alegría”, decía San Josemaría en sus catequesis. Y la siembra ha llegado lejos. Concretamente, al fin del mundo: Ushuaia, la población habitada más cercana al Polo Sur, ha dedicado una calle a San Josemaría, el Fundador del Opus Dei.

El mensaje de la santificación del propio trabajo en servicio a los demás se ha difundido por los cinco continentes.

La prueba es que en la ciudad más austral del mundo, Ushuaia, los vecinos han dedicado una calle al sacerdote aragonés.

Ushuaia es una ciudad argentina de 45.000 habitantes, capital de la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur. Se encuentra a orillas del Canal de Beagle, rodeada por la cadena montañosa del Martial, en la Bahía de Ushuaia.

La “Calle Monseñor Escrivá” se sitúa entre las calles Kanukinka y Magallanes. La ciudad, volcada sobre la bahía, es la población más próxima al estrecho de Magallanes, paso marítimo entre el océano Atlántico y el Pacífico.

La palabra Ushuaia proviene del idioma yagán, está compuesta por: ush (al fondo, o al poniente) y waia (bahía o caleta) y significa "bahía que penetra en el poniente o hacia el oeste".

La labor del Opus Dei llegó a Argentina en 1950. La devoción al Fundador se ha extendido por todo el país, y ya son más de diez las localidades que le han querido tener presente en su callejero.

Lea aquí más información sobre el Opus Dei en Argentina.