Preparando la canonización de San Josemaría

Artículo publicado en la revista Mundo Cristiano con algunos datos sobre la canonización del beato Josemaría: aspectos organizativos de la ceremonia, voluntarios que colaborarán en los días de las celebraciones, programas para atender a los peregrinos y el fondo de solidaridad “Harambee 2002” .

Quedan pocos meses para que el Santo Padre proclame santo a Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei. Nadie duda de que la ceremonia de beatificación, que tuvo lugar en 1992, marcó un hito —más de 300.000 personas— en cuanto a asistencia de peregrinos. Así se expresó, hace unas semanas, el famoso vaticanista italiano David Murgia en Il Tempo: “En la beatificación de Escrivá, en 1992, participaron 300.000 personas. No se había visto antes una muchedumbre así en la Plaza de San Pedro. Una auténtica fiesta popular que el mismo Juan Pablo II definió como un encuentro fuera de la norma. Llegaron peregrinos de todo el mundo y en todo tipo de medios: en barco, en bicicleta, en avión... Una variada y multiforme muchedumbre de devotos que deseaban honrar al que afectuosamente los miembros de la Prelatura llaman Padre”.

Previsiones para octubre

“Es difícil hacer previsiones de asistencia para un acontecimiento de este tipo, pero intuimos que viajará a Roma un número de personas similar al de la beatificación, o quizá algo mayor. El 17 de mayo de 1992, según L'Osservatore Romano, 300.000 personas llenaban la Plaza de San Pedro. Y, por cierto, conozco a muchísima gente que quiere repetir. No es una cifra desorbitada. Durante el Jubileo, Roma ha demostrado capacidad de acoger afluencias bastante más numerosas”, dijo recientemente Marta Manzi, portavoz del Comité Organizador de la Canonización de Josemaría Escrivá.

A la pregunta de si organizar un acontecimiento de estas dimensiones resulta complicado, Manzi contesta que “no tanto como parece. Quizá en otro lugar lo sea, pero en Roma, sobre todo en los últimos años, hay mucha experiencia acumulada. El Comité Organizador está trabajando, en primer lugar, para los asistentes a la ceremonia. Pero sin olvidar a muchas otras personas que desearían venir pero no pueden, por enfermedad, por motivos económicos, a causa de obligaciones familiares o profesionales. En realidad, consideramos que los participantes de la canonización son tanto los que van a venir como esas otras personas, aunque de hecho no vengan. Por eso, nos gustaría facilitar al máximo que puedan unirse a los actos de esos días, con ayuda de las retransmisiones por televisión y de los servicios que ofrezcan otros medios de comunicación”.

Roma abre sus puertas

Federica Paolini con su familia.

“Benvenuti a casa mia” es el nombre del proyecto promovido por el Comité Organizador de la Canonización de Josemaría Escrivá en favor de los peregrinos que acudan a Roma para asistir a la ceremonia.

“Con ocasión de la canonización de Josemaría Escrivá —señala Federica Paolini, colaboradora del proyecto—, numerosas familias romanas abrirán las puertas de sus casas a los peregrinos de los cinco continentes que vendrán a participar en la ceremonia. Para muchos de nosotros, el fundador del Opus Dei es sencillamente el Padre. Gracias a él hemos descubierto que la Iglesia es una familia, y la hospitalidad es un gesto espontáneo hacia personas que consideramos muy cercanas a

nosotros. ¡Hay tanto que hablar, tantos temas que comentar, tantas impresiones que compartir! Estoy segura de que será una experiencia estupenda para los anfitriones y para los peregrinos”.

También los jóvenes

Numerosos jóvenes romanos se están preparando para acoger a los peregrinos que participarán en la canonización del beato Josemaría. “Los voluntarios quieren ofrecer a todos los que vengan a Roma en esos días el regalo de la hospitalidad”, explica Elizabeth Heil, colaboradora del proyecto “Volontari per la Canonizzazione” . “El proyecto consiste en reunir a un buen grupo de jóvenes que quieran ayudar en la atención a los peregrinos durante los días de la canonización”. Los voluntarios se distribuirán en puntos estratégicos de la ciudad y realizarán diversos servicios según sus posibilidades: “Orientando a las personas que llegan a los aeropuertos y a la estación de trenes de Termini; facilitando el acceso a la Basílica de San Eugenio, donde se venerará el sagrado cuerpo de Josemaría Escrivá; en las Misas de acción de gracias que tendrán lugar en distintas iglesias romanas; acompañando a las personas discapacitadas el día de la ceremonia de canonización y en otros momentos. Al grupo de voluntarios romanos —continúa Elizabeth— se unirán durante los días de las celebraciones voluntarios de otros países que vendrán a Roma a participar en la canonización”.

Tres buenas razones

“¿Cuál es el fin de una canonización? Encontramos la respuesta adecuada en la fórmula empleada por el Papa para proclamar un santo: ‘Para tributar honor a la Santísima Trinidad, para exaltación de la fe católica e incremento de la vida cristiana...’. (...) Al proclamar beatos, y más tarde santos, la Iglesia eleva su acción de gracias a Dios a la vez que honra a esos hijos suyos que han sabido corresponder generosamente a la gracia divina y los propone como intercesores y como ejemplo de la santidad, a la que todos estamos llamados”. Estas palabras, pronunciadas por el cardenal José Saraiva Martins, prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos, en el simposio “Testigos del siglo XX, modelos del siglo XXI” del pasado mes de abril, en Sevilla, explican a fondo la importancia de este acto pontifical.

Tres razones justifican esta peregrinación. En primer lugar, participar en un acto de canonización significa tomar parte en un acto magisterial del Santo Padre de gran valor sobrenatural e histórico. Por otra parte, poder ver al Santo Padre y manifestarle veneración es un buen motivo para peregrinar a Roma. Por último, Roma tiene un singular valor histórico y artístico. La Ciudad Eterna es la cuna de la civilización occidental y centro de la cristiandad; es destino obligado de los católicos para rezar en sus basílicas y admirar sus monumentos.

Para participar en esta ceremonia y en las Misas de acción de gracias de los días siguientes, es necesario procurarse las correspondientes entradas, que son gratuitas en todos los casos. Los comités organizativos locales, que hay en muchos países del mundo, se encargarán de distribuir todas las entradas necesarias. Además, en Roma, durante los días 5, 6 y 7 de octubre, se instalarán unos puntos de información en los que también podrán solicitarse.

Proyecto Harambee 2002

Harambee significa en kiswahili “todos a una”. Es la palabra que está en boca de todos cuando hay que emprender una tarea de utilidad colectiva. Con esta idea de fondo surgió el Proyecto Harambee 2002, muy relacionado con la canonización. Es frecuente que, a raíz de los grandes encuentros convocados por el Papa, se reúna un fondo monetario para una necesidad concreta. Éste ha sido el deseo del Papa en numerosas ocasiones. “Toda canonización es un don, un regalo que invita al agradecimiento. Como expresión concreta de gratitud, el Comité Organizador de la Canonización ha querido promover el Proyecto Harambee 2002. Además, Josemaría Escrivá era un santo muy concreto, que estimulaba siempre a sacar propósitos operativos, a servir con obras”, explica Linda Corbi, responsable del proyecto. Harambee 2002 consiste, básicamente, en crear un fondo de ayuda para programas educativos en África. Se reunirán donativos de personas que viajen a Roma para asistir a la canonización, y también de otras personas que no puedan venir pero que deseen colaborar. “Se sugiere contribuir con 5 euros, una cantidad asequible, pero lógicamente, el importe del donativo depende de las posibilidades de cada uno”, afirma Corbi.

Los fondos recogidos se distribuirán dependiendo de la cantidad que se consiga. Se asignarán a proyectos educativos mediante una convocatoria pública. Las bases de la convocatoria —abierta a todas las entidades que desarrollan tareas educativas en África— se pueden encontrar, con todos los datos técnicos, en la página web de la canonización.

Más información: www.escriva-canonization.org