Me curé con una sola intervención

Me diagnosticaron un tumor infiltrante de células basales y me dijeron que necesitaría una intervención quirúrgica y luego una reparación de la zona del ojo.

Opus Dei - Me curé con una sola intervención

El 29 de abril de 2019 recibí una llamada telefónica del consultorio de mi médico para decirme que una biopsia que había sido tomada de una pequeña protuberancia en el párpado inferior de mi ojo derecho era positiva de cáncer de células basales. Me pidieron que viniera a la oficina el 1 de junio para una consulta y que me informara sobre los siguientes pasos.

En esa cita, la especialista en cirugía plástica del ojo, me informó que el diagnóstico era de tumor infiltrante de células basales. Me dijo que necesitaría que se extirpara el cáncer con la cirugía de Mohs y luego ella repararía el sitio. Explicó que, dependiendo de la extensión del cáncer, necesitaría un injerto de piel de una o posiblemente ambas áreas de los ojos, después de que el cáncer fuera removido, para cerrar el agujero. La cirugía fue programada para el 15 de mayo. La reparación fue programada para el día siguiente.

Yo sabía que Guadalupe estaba siendo beatificada ese mismo sábado y había empezado a pedir su intercesión rezando la estampa en la aplicación de san Josemaría. Alrededor de una semana después de descubrir que necesitaba cirugía, alguien me recordó que el milagro que se le atribuyó para su beatificación fue la cura de un cáncer de células basales en el párpado de alguien. Así que, con mayor intensidad, empecé a pedirle a Guadalupe que me ayudara.

Estaba muy ansiosa por la cirugía y el resultado final. Pedí a varios amigos y a mi familia que se unieran a mí para pedirle ayuda a Guadalupe. El 15 de mayo me sometí al procedimiento de Mohs y me sentí tan aliviada y agradecida cuando el doctor me dijo que los márgenes estaban claros ¡después de sólo una fase! Había recibido la cirugía de Mohs para un cáncer de piel en la frente unos 8 años antes y la eliminación tomó 2 fases, con una cicatriz resultante de 2 pulgadas.

El doctor me dijo que todavía tenía que ir al otro doctor al día siguiente para que me cerraran el sitio quirúrgicamente. Así que a la mañana siguiente, llegué al centro quirúrgico con mi pequeña abertura. Estaba totalmente preparado para la cirugía y luego el doctor vino a verme.

Dijo que estaba sorprendida de que no llevara una venda. Luego le pidió a una enfermera que le diera más luz y me dijo: "No puedo creerlo. ¿No era tu diagnóstico de "infiltrante de células basales"?" Luego examinó el sitio y me preguntó si lo habían quitado todo. Yo estaba un poco nerviosa con su interrogatorio porque nunca había dudado de que tal vez no lo hubiera quitado todo. Entonces ella dijo: "Estoy realmente sorprendida. Esto es increíble."

Me dijo que podía irme a casa porque el sitio sanaría mejor por sí solo que si lo cerraba quirúrgicamente. Me detuve en la recepción y pregunté con qué frecuencia sucede esto. Dijeron "nunca".

Ya han pasado tres semanas y la zona de mi párpado casi no es detectable. ¡Estoy muy agradecida a Guadalupe por su ayuda y quería compartir esta historia!

T. G.

Clic aquí para enviar el relato de un favor recibido.

También puede comunicar la gracia que se le ha concedido mediante correo postal a la Oficina de las causas de los santos de la prelatura del Opus Dei (Calle Diego de León, 14, 28006 Madrid, España) o a través del correo electrónico ocs.es@opusdei.org.

Clic aquí para hacer un donativo.

En alternativa puede enviar una aportación por transferencia a la cuenta bancaria de la Asociación de Cooperadores del Opus Dei con IBAN número ES53 2100 1547 7502 0024 4065 y BIC, CAIXESBBXXX en La Caixa (agencia urbana de la calle Cartagena, 4, 28028 Madrid, España).