Que los demás no se preocupen

Don Ernesto García vivió en Roma durante algunos años con el Fundador del Opus Dei. Cuenta cómo San Josemaría se preocupó cuando le vio cansado y no solo le recomendó descansar sino poner buena cara "para que así los demás no se preocupen".

Testimonios