San Josemaría Escrivá
"Allí donde están vuestros hermanos los hombres, allí donde están vuestras aspiraciones, vuestro trabajo, vuestros amores, allí está el sitio de vuestro encuentro cotidiano con Cristo".
SAN JOSEMARÍA, Fundador del Opus Dei

Conociendo a San Josemaría

San Josemaría en Madrid. Los comienzos del Opus Dei

Con el título "San Josemaría en Madrid. Los comienzos del Opus Dei", la Oficina de información ha diseñado un mapa donde se pueden localizar algunos lugares relacionados con la historia del Opus Dei y su fundador.

Infografía: San Josemaría, mensaje y vida

El fundador del Opus Dei es conocido como "el santo de la vida ordinaria". Fallecido en 1975, se le pudo filmar en encuentros que mantuvo con personas de todo tipo; y ahora se puede conocer mejor su vida a través de un infográfico y varios mapas interactivos.

Cuestiones históricas

Cuestiones históricas sobre la vida de San Josemaría y de su familia, el origen del Opus Dei, el comienzo del Opus Dei, la guerra civil de España, Franco y otras muchas preguntas.

vídeos de san Josemaría

Audios de San Josemaría

Cristo Rey

Cristo Rey

En el último domingo del año litúrgico se celebra la...

La comunión espiritual, una oración que dio la vuelta al mundo

La comunión espiritual, una oración que dio la vuelta al mundo

San Josemaría aprendió una oración -la “comunión espiritual”- de labios del Padre Manuel Laborda. Pero, ¿cuál es el origen de esa plegaria? El autor de este artículo la encontró “casualmente” en las páginas de un antiguo catecismo.

Mensaje del día

"Que sepamos abrir el alma"

«Tota pulchra es Maria, et macula originalis non est in te!» –¡toda hermosa eres, María, y no hay en ti mancha original!, canta la liturgia alborozada. No hay en Ella ni la menor sombra de doblez: ¡a diario ruego a Nuestra Madre que sepamos abrir el alma en la dirección espiritual, para que la luz de la gracia ilumine toda nuestra conducta! –María nos obtendrá la valentía de la sinceridad, para que nos alleguemos más a la Trinidad Beatísima, si así se lo suplicamos. (Surco, 339)

No me abandones, Señor mío: ¿no ves a qué abismo sin fondo iría a parar este pobre hijo tuyo?

–Madre mía: soy también hijo tuyo. (Forja, 314)

Asoma muchas veces la cabeza al oratorio, para decirle a Jesús: ...me abandono en tus brazos.

–Deja a sus pies lo que tienes: ¡tus miserias!

–De este modo, a pesar de la turbamulta de cosas que llevas detrás de ti, nunca me perderás la paz. (Forja, 306) «Nunc coepi!» –¡ahora comienzo!: es el grito del alma enamorada que, en cada...