Etiqueta: San José

Hay 5 resultados para la etiqueta "San José"

Bendición de imágenes de San José y San Josemaría en la Catedral de San Miguel, El Salvador

San Miguel. El Salvador. Con una peregrinación de la iglesia Guadalupana en la colonia El Molino hasta la Catedral migueleña, los devotos de la Virgen de Guadalupe iniciaron la celebración de las bodas de plata de la fundación de la Cofradía de Damas Guadalupanas Plancartinas. La actividad siguió con la Santa Misa en la Catedral de San Miguel, presidida por el Obispo Mons. Miguel Ángel Morán Aquino, que concelebró con algunos sacerdotes de la diócesis y de la Prelatura del Opus Dei. La celebración estuvo cargada de solemnidad: cantos, cohetes y niños vestidos de inditos. Culminó con la bendición de las imágenes de San José y San Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei, en una capilla lateral dedicada a la Virgen Morena. El Obispo de la diócesis migueleña indicó que "en la capilla tendremos la familia completa, estará la Virgen de Guadalupe, San José acompañado de Jesús, y este es un motivo de júbilo". San Josemaría fue un fiel devoto de la Virgen Morena, dijo el Vicario del Opus Dei en El Salvador, el p. Carlos Torrijos, amaba profundamente a la Virgen: "A Jesús siempre se va y se vuelve por María" dijo citando uno de los escritos de San Josemaría Escrivá. La actividad fue coordinada por la Cofradía de Damas Guadalupanas Plancartinas. Cientos de fieles abarrotaron la Catedral.

Especiales

“La pureza nace del amor”

Mira cuántos motivos para venerar a San José y para aprender de su vida: fue un varón fuerte en la fe...; sacó adelante a su familia –a Jesús y a María–, con su trabajo esforzado...; guardó la pureza de la Virgen, que era su Esposa...; y respetó –¡amó!– la libertad de Dios, que hizo la elección, no sólo de la Virgen como Madre, sino también de él como Esposo de Santa María. (Forja, 552)

“Tratad a José y encontraréis a Jesús”

Quiere mucho a San José, quiérele con toda tu alma, porque es la persona que, con Jesús, más ha amado a Santa María y el que más ha tratado a Dios: el que más le ha amado, después de nuestra Madre. –Se merece tu cariño, y te conviene tratarle, porque es Maestro de vida interior, y puede mucho ante el Señor y ante la Madre de Dios. (Forja, 554)