Nuncio Apostólico visitó la Escuela Montemira

Monseñor Santo Rocco Gangemi dio los sacramentos de iniciación cristiana a jóvenes que participan en la labor que se realiza en la Escuela Montemira.

El Opus Dei en El Salvador
Opus Dei - Nuncio Apostólico visitó la Escuela Montemira Mons. Gangemi con las alumnas que recibieron los sacramentos.

El 26 de abril, nos informaron que el Nuncio Apostólico, Santo Rocco Gangemi, vendría a Montemira a dar los sacramentos a dos estudiantes de la Escuela y otras tres jóvenes más que participan en su labor apostólica. Todas recibimos con mucha alegría la noticia.

Los preparativos fueron muy especiales, pues todas querían que ese día fuera inolvidable. La planeación abarcó la decoración, el menú, la preparación de lienzos, etc. Pero, sobre todo, lo más importante fue la preparación del corazón de cada una para que, de este modo, la gracia llegara con más eficacia a todas, especialmente a las que reibirían los sacramentos de iniciación cristiana.

El 11 de mayo se llevó a cabo la ceremonia, celebrada por el Nuncio Apostólico y concelebrada por el capellán de la Escuela, el padre Ernesto Aguilar.

La emoción, la alegría y la piedad se encontraron presentes en la Santa Misa. Las jóvenes y sus familiares estaban muy emocionadas por este gran paso en su fe.

En la homilía, el Nuncio dijo a las recién bautizadas que ahora ya no son una criatura de Dios; con el Bautismo se han transformado en hijas de Dios compartiendo las mismas obligaciones de todos los cristianos de llevar a Cristo a todas las almas y vivir con coherencia la fe católica.

Al finalizar la Santa Misa, el capellán de la Escuela agradeció públicamente al Nuncio su visita para impartir los sacramentos a las cinco jóvenes. Mons. Gangemi dio unas medallas e imágenes de la Virgen a cada una de las que recibieron los sacramentos.

Posteriormente, el Nuncio hizo un recorrido por las instalaciones de la institución, donde algunas alumnas explicaron el trabajo que se realiza en las áreas de práctica.

Le contaron algunas cosas, entre ellas su experiencia en la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá. Otras le comentaron cómo encomendaban al Papa y los ofrecimientos que hacían por él.

Algunas compartieron sus experiencias personales y familiares en la Escuela, como la historia de la conversión de dos hermanas. Una instructora le entregó unas cartas que las jóvenes habían escrito al Papa y le pidió que en su próximo encuentro con el Santo Padre se las entregara.

El Vicario regional del Opus Dei en El Salvador, padre Carlos Torrijos, agradeció por haber compartido su tiempo con las alumnas.

La gracia que ese día llegó a Montemira fue un gozo y un apoyo para la fe de cada una.