Con la fe de san Josemaría, Managua, Nicaragua

El sábado 23 de junio (2018) a las 9:15 de la mañana, en la iglesia del Santo Cristo de las Colinas en Managua, tuvo lugar la celebración eucarística en honor de san Josemaría.

Opus Dei - Con la fe de san Josemaría, Managua, Nicaragua

El sábado 23 de junio (2018) a las 9:15 de la mañana, en la iglesia del Santo Cristo de las Colinas en Managua, tuvo lugar la celebración eucarística en honor de san Josemaría.

En esta ocasión la acción de gracias a Dios por la vida de este santo fundador estuvo inevitablemente acompañada por la petición de los asistentes por la paz del país ante la situación de inestabilidad que vive Nicaragua desde hace un par de meses.

Algunas personas quisieron asistir pero las dificultades de acceso y violencia en algunos sectores de la capital se los imposibilitó.

La Santa Misa fue concelebrada por el Pbro. Alfredo Quirós y el Pbro. Jorge García de la Huerta. El Padre Alfredo recordó a los presentes en su homilía que “San Josemaría, nuestro padre, fue un hombre de mucha fe ante lo que Dios le pedía. San Josemaría tuvo fe y la fe es la respuesta que el hombre puede dar a Dios. San Josemaría no dudó de ese querer de Dios; tan cierto estaba que, ya desde el primer momento, arreció en la oración y en el sacrificio.”

El Padre Alfredo destacó que San Josemaría vio con claridad que Dios quería de él que fuese maestro y guía de santos y que eso lo llevaba a encarar las dificultades con visión sobrenatural. Más adelante puntualizó la relación tan estrecha entre la vida de fe y la confianza con la que obraba san Josemaría. Afirmó que “la fe le daba una confianza plena de que todo lo que pasa es para bien de los que aman a Dios. Utilizaba como jaculatoria “omnia un bonum”, todo es para bien”.

Hacia el final de la homilía enfatizó: “Eso es lo que pedimos hoy a Jesús: esa confianza, esa certeza de que cuando las cosas se han puesto difíciles y dolorosas, desgarradoras para tantas gentes, Dios nos da su gracia para que venza el amor, para que haya muchos frutos de santidad en Nicaragua y desde Nicaragua”.

“Es lo que pedimos a Jesús: actuar con fe, la fe de San Pedro, la fe de San Josemaría”, concluyó.