“Cada bautizado debe aspirar llegar a la cima…”

En la Basílica de Suyapa, el pasado sábado 8 de junio el Cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga bendijo una imagen de San Josemaría.

En la Basílica de Suyapa, el pasado sábado 8 de junio el Cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga bendijo una imagen de San Josemaría que de ahora en adelante se encontrará en la pared lateral del transepto derecho del santuario de Honduras que más peregrinos recibe, ubicado en la ciudad de Tegucigalpa.

La Virgen de Suyapa es una pequeña escultura hecha de madera de cedro que no mide más de 6 centímetros y medio de alto. Esta pequeña imagen fue encontrada por unos campesinos un sábado del mes de febrero de 1747. En un principio la imagen se veneró en el hogar de la familia Colindres. La devoción a la Virgen de Suyapa creció y tras la curación milagrosa del capitán José de Zelaya Midence, éste mandó a construir una ermita para la Virgen de Suyapa, la que en 1925 sería nombrada Patrona de Honduras por el Papa Pío XII.

En 1954 el tercer Arzobispo de Tegucigalpa -Monseñor José de la Cruz Turcios y Barahona- comenzó la construcción del actual templo mariano que luego sería instituido por el Papa Francisco como “Basílica Menor” el 9 de septiembre de 2015.

El Cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, actual Arzobispo de Tegucigalpa, bendijo esta imagen de san Josemaría y a los pies de la misma, recordó a los presentes que “cada bautizado debe aspirar llegar a la cima y eso se llama la Santidad”.

La imagen de San Josemaría se encuentra a la par de la Capilla del Santísimo. A partir de ahora serán muchos los que recordarán al santo de lo ordinario como dijo San Juan Pablo II en la ceremonia de canonización de San Josemaría, el 6-X-2002.