Lo que mi Guate está esperando

Kinal inició sus actividades en 1961 con un grupo de albañiles y carpinteros de un suburbio marginal de la ciudad de Guatemala. Actualmente, 1,500 jóvenes reciben en el centro educativo una formación técnica que les permite afrontar, con una mejor preparación, el reto de conseguir un trabajo para sacar adelante a su familia. Esta y muchas instituciones más alentadas por el beato Álvaro del Portillo se recogen en el documental "Trabajar para los demás".

El Opus Dei en Guatemala