Etiqueta: Sábado

Hay 28 resultados para la etiqueta "Sábado"
Evangelio del sábado: la fe, luz del corazón

Evangelio del sábado: la fe, luz del corazón

Comentario del sábado de la 3° semana de Pascua. "Es dura esta enseñanza, ¿quién puede escucharla?".La aceptación o rechazo de las palabras de Jesús se levantan sobre una actitud previa de buenas o malas disposiciones. Cuando el alma está dispuesta a hacerlo, entonces, en el corazón se abre una puerta por la que puede entrar la luz que nos permite ver con los ojos de Cristo.

Evangelio del sábado: la barca no se hundirá

Evangelio del sábado: la barca no se hundirá

Comentario del 2° sábado de Pascua. “Soy yo, no temáis”. Caminando sobre las aguas, Jesús sale al encuentro de los apóstoles para tranquilizarles y enseñarles que su barca no sucumbirá ante ninguna tempestad. Pidámosle que nos aumente la fe para acudir a Él en cualquier circunstancia.

Evangelio del sábado: apóstoles con goteras

Evangelio del sábado: apóstoles con goteras

Comentario del sábado de Pascua. “Id al mundo entero y predicad el Evangelio a toda criatura”. La falta de fe de los apóstoles no es obstáculo para que Jesús les encargue semejante misión. Pidamos al Espíritu Santo que transforme las carencias y debilidades personales en ocasión de amar más al Señor y a los demás.

Evangelio del sábado: recogimiento

Evangelio del sábado: recogimiento

Comentario del sábado de la 5° semana de Cuaresma. “Se marchó de allí a una región cercana al desierto, a la ciudad llamada Efraím, donde se quedó con sus discípulos”. Imitando a nuestro Señor, considerar la importancia de vivir recogidos para prepararse bien para la Semana Santa y la gran fiesta de Pascua.

Evangelio del sábado: la oración del cristiano, oración del corazón

Evangelio del sábado: la oración del cristiano, oración del corazón

Comentario del sábado de la 3° semana de Cuaresma. “Pero el publicano, quedándose lejos, ni siquiera se atrevía a levantar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho diciendo: «Oh Dios, ten compasión de mí, que soy un pecador»”. Presentándose con las manos vacías, con el corazón desnudo y reconociéndose pecador, el publicano nos muestra la condición necesaria para recibir el perdón del Señor.

Evangelio del sábado: redescubrir el rostro de Dios Padre

Evangelio del sábado: redescubrir el rostro de Dios Padre

Comentario del sábado de la 2° semana de Cuaresma. “Y corriendo a su encuentro, se le echó al cuello y le cubrió de besos”. Para conocer el amor que Dios Padre nos tiene necesitamos hacer sitio en nuestro corazón al Espíritu Santo. Sólo gracias a él podemos decir “Abbá, Padre”, esto es, reconocernos hijos amados de Padre tan grande.

Evangelio del sábado: para ser buenos hijos, decir buenos días

Evangelio del sábado: para ser buenos hijos, decir buenos días

Comentario del sábado de la 1° semana de Cuaresma. “Si saludáis solamente a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de más?”. De cada persona que conocemos podríamos mencionar un defecto, un error cometido, incluso, un mal que nos causaron. Pero Jesús, en este pasaje del sermón de la montaña, nos lo deja clarísimo: no hay excusa que valga. El Señor nos amó primero, y por todos dio la vida. Jesús no le negó el saludo a nadie: ni siquiera a Judas en el Huerto de los Olivos.

Evangelio del sábado: acudir al médico

Evangelio del sábado: acudir al médico

Comentario del sábado después del miércoles de ceniza. “No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos”. La misericordia de Dios es gratuita. Pero pone una condición: el arrepentimiento. Pidamos al Señor que nos conceda un corazón contrito y humillado para que nos dejemos curar por Él.

Evangelio del sábado: Jesús no abandona a los que apuestan por Él

Evangelio del sábado: Jesús no abandona a los que apuestan por Él

Comentario del sábado de la 5º semana del tiempo ordinario. “Me da mucha pena la muchedumbre, porque ya llevan tres días conmigo y no tienen qué comer”. Jesús se compadece de esas personas y le importa que reciban no solo el alimento espiritual, sino también el material. El Señor nos ayuda a interesarnos por cada persona en su singularidad, con sus necesidades espirituales y físicas.