Arzobispo visita la Escuela Zunil

El arzobispo de Guatemala, monseñor Rodolfo Quezada Toruño, estuvo recientemente en las instalaciones de la Escuela de Hostelería y Hogar Zunil, obra corporativa del Opus Dei que comenzó sus actividades en 1968.

La Escuela Zunil, pionera en estudios de hostelería en Centroamérica, actualmente cuenta con 31 alumnas internas y más de 30 externas, atendidas por 23 instructoras y 6 directivas, que orientan y coordinan el plan de estudios. Varias alumnas y el personal docente y administrativo dieron la bienvenida a mons. Quezada el pasado 15 de septiembre. Una de ellas le habló en su lengua natal, “cakchiquel”, a lo que el Arzobispo contestó con un saludo también en esta lengua.

Las alumnas contaron al Obispo algunas anécdotas sobre su vida en la Escuela: una de las estudiantes relató cómo había aprendido a tratar a Dios. Otra se refirió a su hermano sacerdote, párroco de su pueblo natal, que ayuda en la promoción de la Escuela y procura que las muchachas de su pueblo asistan a Zunil para realizar estudios de hotelería y hogar.

Hablando sobre los estudios en el campo de los servicios de base que las alumnas realizan en la Escuela Zunil, mons. Quezada recordó durante su visita que todos estamos llamados a la santidad y que, como decía Santa Teresa, “entre los pucheros anda Dios”. Las exhortó a seguir las enseñanzas del fundador del Opus Dei en la búsqueda de la santidad en medio del mundo: todos los caminos de la tierra pueden ser santificados. Rogó que Dios quiera que más mujeres respondan a la llamada universal a la santidad en su trabajo ordinario, “santas –concluyó- con güipil” (así se denomina la blusa en los trajes típicos de las mujeres indígenas guatemaltecas).

Mons. Quezada también animó a las estudiantes a estar muy contentas y les recordó que el beato Josemaría era un hombre lleno de alegría y que con esa alegría contagiaba a todos y llevaba a las personas a Dios. “Los santos –dijo- son alegres, porque un santo triste es un triste santo”. Recordó cuando mons. Álvaro del Portillo, primer sucesor del fundador del Opus Dei, le recibió en Roma y le dijo al final de una conversación: “No pierda nunca ese buen humor”.

La Escuela de Hostelería y Hogar Zunil comenzó en Guatemala sus actividades en 1968 con un proyecto de capacitación de instructoras. En 1978 inició también la enseñanza básica dirigida a alumnas del área rural de todo el país. Ante las necesidades educativas que se plantearon con urgencia, los programas educativos se extendieron en 1994 a las mujeres de la capital. Sus estudios abarcan actualmente hasta el grado de bachillerato en Ciencias Domésticas.