Reinventarse para seguir ayudando: Fundación Los Valles Cali

A más de 200 personas, entre niños y adultos, la Fundación Los Valles, en la comuna 12 de la ciudad de Cali, ayuda a promover la formación integral y la capacitación permanente de la mujer de escasos recursos.

Fundación Los Valles empezó su trabajo con familias desde 1994, con la intención de promover la formación integral y la capacitación permanente de la mujer de escasos recursos. Desde 1997, cambió su sede al barrio Nueva Floresta de la comuna 12 de Cali, donde permanece hasta ahora. A lo largo de estos años ha ido enfrentando distintos desafíos. Con el apoyo de voluntarios, benefactores e incluso de cooperación internacional, ha logrado el reconocimiento en el barrio por los servicios que presta.

Desde finales 2019 tuvo una reestructuración que venía consolidándose, pero la pandemia por coronavirus ha obligado a redefinir nuevamente su forma de trabajar y de llegar a la gente del barrio, respetando las medidas de confinamiento.

En estas circunstancias, el reto ha sido mantener lazos con la comunidad: 60 niños y 140 adultos que tienen vinculación directa con la Fundación, en diferentes actividades y servicios; además de los practicantes y voluntarios. Para eso, las directivas tomaron la decisión de privilegiar la comunicación directa y así lo han logrado: 90% de sus comunicaciones han sido de tú a tú, por vía telefónica y un 10% de forma masiva. “La primera semana nos preocupamos por hablar con los vecinos, las autoridades, la parroquia y los comerciantes aliados de la zona”, explica Erika Pardo, directora de la Fundación, “y dejamos habilitado de modo virtual el Consultorio Jurídico gratuito que ofrecemos”.

Celebración Navidad 2019

El equipo directivo desde el inicio tuvo muy claro que en esta experiencia, como en todo, lo importante son las personas y que a pesar de las dificultades, el compromiso social de la Fundación, permanece. Vieron esto como una oportunidad inigualable de hacer amigos y afianzar lazos. Por eso, una de sus primeras decisiones fue involucrar a todas las personas de la fundación, empleados, practicantes, voluntarios, beneficiarios, en la misión de sostenerse unos a otros.

En este orden de ideas, se dividieron entre todos la lista de madres de familia y demás beneficiarios para hablar por teléfono con cada uno, conocer su situación, además de hacerlos reír un rato. Por ejemplo, Alcira y Francisco, un matrimonio que coordina el "Pulguero", tiene una clientela que, aunque compra muy poco, le gusta conversar y hablar de temas profundos. Así que, con lista en mano, han llamado a sus clientes más asiduos, aquellos que esperan con ansiedad cada sábado para conversar de modo informal.

Fachada de la Fundación donde siempre está colgada la información del “Pulguero”.

También identificaron a las familias con necesidades puntuales y canalizaron ayudas, sin que ellos lo sepan, a través de la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe para que los incluyeran en la lista de beneficiarios de mercados o les hagan una visita puntual para atender otro tipo de necesidades.

Los docentes de Los Valles son voluntarios. Muchos han hecho mensajes saludando a sus alumnos. La experiencia ha sido enriquecedora, porque ellos, en la medida de su conocimiento tecnológico o con apoyo de los más jóvenes han hecho y enviado los videos a los niños. Jenny, una de las profesoras de culinaria, está enviando videos de recetas fáciles para niños con ayuda de sus hijas pequeñas. Antes de la pandemia, Martha dictaba una clase de ejercicios de relajación todos los jueves, ahora se conecta a diario a las 5:00 pm, para dirigir las rutinas de estiramiento. Beatriz, la profesora de inglés, con ayuda de Ana María, está recopilando juegos en inglés. Las universidades les pidieron mantener vinculados a los practicantes universitarios para que terminaran su semestre y así lo hicieron: adecuaron la modalidad de trabajo para ellos.

Parte del equipo de practicantes de la Fundación.

Natalia, quien hizo sus prácticas de Psicología en la Fundación diseñando un programa para trabajar habilidades blandas en niños de 5-13 años, le ha encantado la forma de trabajar de la Fundación, en particular, la preocupación por la primera infancia y el deseo de desarrollar de forma innovadora estas habilidades en los niños. Con esta ilusión, continúa ahora apoyando como voluntaria: “empecé cómo practicante, en un momento en que la fundación se estaba re-inventando y había necesidad de revisar proyectos. A veces, las instituciones hacen talleres, pero no todos se enganchan tan fácil, porque no tienen en cuenta su contexto. En cambio, la Fundación quiere construir la amistad con ellos para saber cómo contribuir”, comentó Natalia.

Asimismo, Ademir, secretaria de la parroquia del barrio y encargada de la contabilidad de la Fundación desde octubre de 2019, resaltó las actividades que ofrece la Fundación: “para los niños tenemos música, inglés y gastronomía, que la llamamos Chefcitos. Para los adultos tenemos inglés, manualidades y clases de relajación con los más activos”. Además, comenta que Los Valles para ella ha sido muy importante, porque yo tengo una niña de 8 años, que participa en las clases. El apoyo que dan a los padres es bueno, por ese lado me he sentido beneficiada”. En ese sentido, destacó el proyecto adelantado por Natalia: “Mi hija participa en ¨Aprender creciendo¨ para el desarrollo de sus habilidades. Iba todos los días a la Fundación cuando tenía las clases, sino había clase tenía refuerzo escolar con las practicantes que brindan esa formación psicológica y pedagógica”

La Fundación, con su compromiso social y su genuino deseo de continuar trabajando con la gente del barrio, está adaptando sus servicios a la virtualidad. No obstante, sus directivos saben que la principal limitación para sus beneficiarios es que carecen de computador y red de Internet. Para solventar esta dificultad, en Los Valles han diseñado la campaña tecnológica “Conexiones Solidarias”.

 Imagen promocional de la campaña tecnológica “Conexiones Solidarias”.

Para continuar operando y prestando sus servicios a la comunidad, la Fundación Los Valles se alió con otras organizaciones como la Corporación para la Formación de la Mujer, la Organización Conectados Colombia; Servincol, una empresa de tecnología; una empresa de transporte llamada Taxis Especiales y Confiables; y Vivo Con Sentido, una fundación creada por pensionados de la Policía, personas de 40 años en promedio, que desean continuar sirviendo a la sociedad, pero ahora desde el tercer sector.

Con el apoyo de estos aliados y la campaña, la Fundación Los Valles espera lograr la donación de computadores de segunda, para que sean revisados por la empresa de tecnología y dejados a punto, para que luego, la empresa de taxis los entregue a las familias, bajo la figura de “préstamo de uso”. Es decir, que si el beneficiario cumple con buen uso de la tecnología, lo puede adquirir en donación.

Taller estratégico con Conectados Colombia y niños de la fundación

La segunda etapa de la campaña es la adecuación de la metodología del programa “Crecer Creando” a la virtualidad. Esto, con el propósito de continuar trabajando en desarrollar habilidades blandas en niños y jóvenes. Finalmente, en la Fundación Los Valles esperan dar unacompañamiento personalizado a los beneficiarios, tanto en el uso de los dispositivos, como en la adaptación al programa en la modalidad virtual.