Álvaro, un testimonio de trabajo y entrega a los demás

Álvaro, joven analista de finanzas corporativas y profesor universitario, se hace tiempo para encabezar la construcción de casas básicas que permitan una vida digna a cientos de familias. Y lo consigue porque procura hacer las cosas cara a Dios. San Josemaría es su padre espiritual, y sus enseñanzas, la carta de navegación que lo guía en cada jornada.

En primera persona

Una mujer de familia griega que entregó su vida a Dios

La abogada Anastasía cuenta cómo el Señor le pidió una entrega total de su vida: el salto que debió dar y lo realizada que se encuentra buscando ser un alma contemplativa en medio del mundo y hacer felices a los demás. Entre otros, a sus alumnos en la universidad. Después de Jesucristo, Grecia y la Iglesia son sus grandes amores.

En primera persona

El padre Sandro y su trabajo como párroco en Angol

La formación que el padre Sandro, párroco en Angol, recibe del Opus Dei le ha hecho concluir que el tiempo mejor aprovechado es el que dedica a Jesucristo. Cada día renueva en la Santa Misa el sacrificio del Calvario --y éste es el centro de su vida--, la oración, hablar con Dios, es lo que más le ayuda en su ministerio sacerdotal a servir a los demás.

En primera persona

Un diseñador de interiores habla de su vocación

Enrique es un conocido diseñador de interiores que se empeña por santificarse en el mundo del arte, de lo efímero. Lo consigue porque contantemente acude a la energía que le da Dios. También en las alturas de la Torre Titanium y en las profundidades de su adolorida columna que Álvaro, traumatólogo, le curó. Y éste, entre sesión y sesión kinesiológica, terminó convirtiéndose a los 40 y tantos.

En primera persona

Una cocinera que saca adelante a su familia

Clarisa saca adelante su vocación al Opus Dei, y contribuye al sostenimiento y educación de sus hijos, cocinando en un colegio. Su objetivo diario es hacer agradable la vida a los demás con su trato y los platos que prepara. Su vida matrimonial sufrió una crisis difícil, pero ella y su marido lograron superarla mirando a Jesucristo.

En primera persona