Huellas que calan el alma

Este 26 de junio se celebró la festividad de San Josemaría, que coincidió con los 45 años de su visita a Chile, en 1974, conmemoración propicia para profundizar en su mensaje: “Que améis a todas las personas de Chile sin excepción, ¡sin ninguna excepción de ninguna clase!”, insistió repetidas veces durante su estadía en nuestro país.

Opus Dei - Huellas que calan el alma

Para celebrar este aniversario se realizaron distintas iniciativas durante la semana conmemorativa en torno a su figura. Recogemos algunas historias, noticias y anécdotas sobre la huella que el fundador del Opus Dei sigue dejando en la vida de muchas personas.

“Un santo luminoso”

Siguiendo las palabras que con tanto cariño san Josemaría dijo en el Santuario de Lo Vázquez: “Voy a decir por ahí, que los chilenos saben rezar”, el sábado 22 de junio se festejó su llegada al Cielo en la Catedral de Santiago, con una Eucaristía, presidida por el Obispo Auxiliar, Cristián Roncagliolo, quien destacó a san Josemaría como un “santo luminoso”.

El 22 de junio se celebró la misa de San Josemaría en la Catedral de Santiago.

Cada quien tuvo un motivo especial para dar gracias y pedir por alguna intención: “celebro tener un intercesor en el cielo y el regalo de haber tenido en la tierra a un hombre de los nuevos tiempos, que con su alegría y fe contagió a multitudes” señaló Claudia Tapia. Mientras que Luis Aguilera, con optimismo, agrega: “Me encantó ver a tanta gente que con mucho cariño y fe participó en esta gran fiesta de amor y esperanza”.

A continuación, un video en el que, en dos palabras, algunos fieles comentan quién es san Josemaría para ellos.

Haz Clic acá apara ver el video

Santos de a pie

Aludiendo a las palabras que san Josemaría dijo en el centro cultural Alameda: “Dios es un Padre y si queremos ir a Él lo encontramos en cualquier momento”, el lunes 24 de junio se llevó a cabo un conversatorio en la Universidad de los Andes, en el cual tres personas dieron testimonio de cómo hicieron de su vida una vocación al amor en medio de la cotidianeidad del mundo.

Ana María Gálmez, directora de Comunicaciones de la Prelatura del Opus Dei en Chile, expuso sobre la vida de Guadalupe Ortiz de Landázuri, primera laica del Opus Dei en ser beatificada, el pasado 18 de mayo en Madrid: “Ella se santificó donde Cristo le salió a su encuentro; ese fue el secreto que san Josemaría le hizo descubrir y que transformó su vida”.

Ana María Gálmez, directora de Comunicaciones de la Prelatura del Opus Dei, exponiendo sobre la beata Guadalupe Ortiz de Landázuri.

Por su parte, el periodista José Miguel Armendáriz relató pasajes de la vida de Antonio Rendic, un médico que vivió y murió en Antofagasta con fama de santidad. “A la semana de obtener su título profesional, él regresó a Antofagasta para ejercer la medicina, entendiéndola como uno de los caminos que nos llevan a servir para alcanzar el corazón de todos”.

Finalmente, Luz María Zañartu, directora de la Fundación Mario Hiriart, expuso sobre el intenso amor por la Virgen María que tuvo Mario Hiriart, fundador del primer grupo de jóvenes de Schöenstatt de Santiago: “Tenía vínculos profundos con Dios y por ello pudo volar, comenzando ese proceso a los 16 años. Aprendió el contacto personal y amoroso con su Madre del Cielo, vitalizando su fe”.

José Miguel Armendáriz, expositor del conversatorio, respondiendo preguntas del público.

San Josemaría en primera persona

Ese mismo lunes, cuatro fieles de la Obra ligados a profesiones del área de la salud, explicaron su vocación en medio del mundo en el coloquio “En Primera Persona”, organizado por la Clínica de la Universidad de los Andes.

En quienes dieron sus testimonios hicieron eco las palabras de san Josemaría en Chile: “A Dios lo encontramos en nuestra vida diaria, en nuestros momentos de cada día aparentemente iguales, de hoy, de mañana y de ayer, de anteayer y de pasado mañana”.

Francisco Sfeir, Alessandro Pernigo, María Luz Endeiza y América Benítez, fueron entrevistados durante el coloquio.

Francisco Sfeir, jefe de la Unidad de Kinesiología, se refirió a la importancia que han tenido en su vida los sacramentos. De manera pedagógica -en el contexto de la Copa América 2019- ejemplificó: “Un cristiano es como un hincha de fútbol que se identifica con las actividades de su equipo, como por ejemplo, yendo al estadio. El cristiano también tiene que identificarse con sus actividades propias, y una de ellas es recibir y participar de los sacramentos”.

Alessandro Pernigo, Subgerente de Contabilidad, explicó la importancia que ha tenido la figura de san Josemaría en su vida: "Me ayudó a ver a Dios como Padre. Él me conoce y sabe cuáles son mis debilidades, mis debilidades, mis circunstancias y todo lo que me pasa. Fue un cambio profundo ver que la religión no es cuestión de respetar reglas, sino de querer a Dios".

Durante el coloquio "En primera persona" realizado en la Clínica de la Universidad de los Andes.


América Benítez, administrativa de la clínica, dio énfasis a cómo la figura de san Josemaría le ayudó a ver a Dios como un Padre misericordioso: "No necesito ser el gerente general de una empresa, sino solo yo, sentirme importante a los ojos de Dios, por lo que valgo y por lo que soy".

Asimismo, la doctora María Luz Endeiza, especialista en Infectología Pediátrica, realzó la importancia de sentirse libres: "Todo en la Obra se hace con entera libertad. No hacemos las cosas por cumplir, intentamos hacerlas por amor.

Bendición de la Imagen de San Josemaría

Una imagen de san Josemaría que estuvo en la parroquia de la Veracruz por 20 años, mientras algunos sacerdotes de la Prelatura estuvieron a cargo, fue reubicada en otra parroquia. Sin embargo, la feligresía no tardó en pedir que la restituyeran debido a la gran devoción que le tenían al santo.

Pbro. Francisco Llanca bendiciendo la imagen de san Josemaría

Con una Eucaristía celebrada el 26 de junio se bendijo la nueva imagen. “Es importante cómo en este barrio se vive la santidad, cómo el Señor se nos hace presente y, qué mejor que con un santo que nos va recordando la importancia del trabajo cotidiano” señaló el vicario de la zona centro, Pbro. Francisco Llanca, quien presidió la celebración.

Mons. Pedro Narbona, actual párroco de la Veracruz agregó: “La presencia del santo recrea este constante recuerdo del Señor, de ser santo como Dios es santo, esa santidad en lo permanente en lo cotidiano. Que nos santificamos en el lugar en que nos encontremos”.

La imagen de san Josemaría fue pintada por parroquianos que participan de un taller de policromado.

“Trabajo para agradar a los demás”

Para finalizar la semana de San Josemaría, la Universidad de los Andes invitó a todos aquellos que ejercen tareas de servicio, guardias, jardineros y personal de limpieza, a una charla sobre “La alegría del trabajo bien hecho”.

Edith Calabrano y Anita Bugueño, contaron desde su experiencia personal qué significa trabajar al servicio de los demás como numerarias auxiliares, destacando unas palabras que san Josemaría señaló en su paso por Santiago: “En el Opus Dei se puede andar por todos los caminos de la tierra haciéndolos divinos, sin dejar de ser muy humanos”.

Anita Bugueño junto a personal de aseo de la Universidad de los Andes

En este sentido Edith animó a los presentes a ver en su trabajo un valor trascendental: “Ustedes contribuyen a la formación de los estudiantes, les enseñan mucho con sus trabajos manuales, con una sonrisa, con un gesto de amabilidad; así ellos pueden aprender a ser mejores personas” aseguró.

Ruth Medina, asistente y encargada de las labores de limpieza de la Universidad, destacó que escuchar estos testimonios sobre el trabajo “son una lección para cada uno. Anima oír lo positivo que es el trabajo, pensar que si uno lo hace bien y con honestidad es algo que se le regala a Dios”.

Asistentes a la charla "La alegría del trabajo bien hecho".