Pedir la fe a gritos

¡Auméntanos la fe!, pedían los apóstoles a Jesucristo. San Josemaría aconseja hacer lo mismo y pedir a Dios lo que no siempre está a nuestro alcance conseguir: la fe, la esperanza y la caridad.